Por Maxi Tasán, SoB 439, 14/9/17

Categoría: Argentina, Palestina Etiquetas: ,

En el día de ayer, miércoles 13, finalizó la “visita” del Primer Ministro israelí Benjamín Netanyahu al país. Nombrado “visitante ilustre” por la Legislatura porteña, su paso deja algunas señales que hablan de los alineamientos del macrismo en materia de política y relaciones internacionales.

El rostro del genocidio palestino

Netanyahu, líder del partido de centroderecha Likud, y Primer Ministro que va por su cuarto mandato, es una de las figuras claves de la política israelí de las últimas décadas, y quizás una de las más importantes de la historia de este engendro reaccionario y colonial llamado Israel.

Combatiente de las fuerzas especiales en las Fuerzas de Defensa de Israel durante su juventud (donde participó en la Guerra de Desgaste en 1967-70 y en Yom Kipur en 1973[1]), formado académicamente en Estados Unidos, ocupó diversos e importantes cargos en los últimos años.

Sin embargo, quizás sea más conocido como la cara de uno de los sectores más duros de la política israelí en relación a los palestinos. Negador de cualquier solución de compromiso, durante su mandato se profundizó la política de ocupación de territorios por colonos israelíes, las condiciones de asfixia sobre la Franja de Gaza y Cisjordania[2], y las incursiones sangrientas sobre estas zonas, atacando escuelas, hospitales y mezquitas, y cuyo objetivo es la eliminación de la población civil[3].

Además, Israel cuenta en este momento con alrededor de 6000 presos políticos, entre ellos niños, muchos con causas administrativas que pueden pasar años sin ser juzgados, y donde un sector viene de protagonizar una huelga de hambre hace algunos meses[4].

Un escándalo mayúsculo, que lo pinta de cuerpo entero, ocurrió a principios de este año mientras se procesaba el juicio a Elor Azaria, un soldado israelí que fusiló a un palestino herido e inmovilizado en el piso, y que por este hecho afrontaba una pena de 20 años. Las palabras fueron contundentes: “este es un día difícil y doloroso —primero y sobre todo para Elor, su familia, los soldados de Israel, muchos ciudadanos y los padres de soldados, entre ellos yo…Apoyo otorgar el perdón a Elor Azaria”[5].

Cuenta en su gabinete con connotados fascistas, como Avigdor Lieberman, Ministro de Defensa, quien propuso solucionar el conflicto palestino arrojando una bomba atómica, de la misma manera que Estados Unidos lo hizo en Japón durante la Segunda Guerra Mundial. De esta manera, Netanyahu es la cara visible de la derechización más profunda del régimen israelí, y cuya orientación es el genocidio en cámara lenta sobre la población palestina.

Sintonía fina con el macrismo

Es la primera vez en 70 años desde la fundación del Estado colonialista de Israel que un Primer Ministro visita Argentina. Para ello se combinaron varios factores.

Netanyahu viene sufriendo una crisis política en su país a causa de estar implicado, junto a su esposa, en casos de corrupción, fraude al Estado y actitudes incompatibles con la función pública, a raíz de estar acusado de recibir sobornos de empresarios. Esta gira político-comercial, que incluye a Colombia y México, para finalizar en el plenario de Naciones Unidas en Estados Unidos, es un gesto para mostrarse activo en momentos en que Israel intenta incrementar sus inversiones en diversos puntos del globo.

Para eso, vino acompañado por una treintena de empresarios especialistas en desarrollo agrícola y manejo del agua. Sin embargo, el plato fuerte son las inversiones en ciberseguridad y armamento, con el objetivo del gobierno de Macri de proseguir la línea inaugurada varios meses atrás, de reforzar el aparato represivo y los sistemas de espionaje.

Políticamente, para Macri, fue un espaldarazo de parte de uno de los emblemas del libre mercado, un soplo de aire fresco para proseguir las contrarreformas que tiene planteadas para después de octubre. Netanyahu endulzó sus oídos con reflexiones como la siguiente: “Todas las economías tienen un atleta, el sector privado, que carga con el peso, que es el Estado, encima suyo. Para que un país gane una carrera primero tiene que reducir el peso del Estado y después darles oxígeno a los atletas del sector privado. Para eso hay que bajar los impuestos. Recién ahí empiezan los obstáculos, y lo importante es quitar todas las barreras de entrada a la competencia”[6]. Además de sostener que Macri es su “amigo”, está comprometido al ingreso de Argentina a la OCDE.

Por otro lado, se aprovechó para demonizar al “terrorista” Irán como responsable de los atentados de la Embajada de Israel y la AMIA[7]. Esto cumple con otro doble objetivo: por parte de Israel, seguir apuntando sus cañones a su principal enemigo en Medio Oriente, y llevando adelante un pedido expreso a Trump para que cancele el acuerdo nuclear con el país chiita; por parte de Macri, machacar sobre el kirchnerismo por encubridor de los atentados a través del “memorándum de entendimiento” firmado entre Cristina y Ahmadinejad.

Así es que las inversiones y la necesidad de inversiones, las promesas de ingreso al primer mundo, la “lucha contra el terrorismo” y las necesidades políticas internas de cada mandatario, cimentaron este novel matrimonio. Pero fundamentalmente los une un profundo acuerdo contra los oprimidos del mundo.

Dime con quién andas y te diré quién eres

Un dato más para finalizar: Netanyahu se negó en mayo pasado a extraditar a Argentina a Teodoro Gauto, ex agente del Batallón 601, acusado de crímenes de lesa humanidad durante la dictadura y con orden de captura internacional. Obviamente, esas minucias no fueron parte de los acuerdos entre ambos gobiernos, no sea cosa que un desaparecido por aquí o un torturado por allá, enturbie tan cordial relación.

La ronda de agasajos y celebraciones en la cual se vio envuelto Netanyahu, no pueden generar más que indignación y rechazo por los explotados y oprimidos, hermanados en la causa del pueblo palestino en su lucha contra la opresión y el sometimiento de Israel como potencia racista y colonialista. 

 

[1] Ambas fueron parte de las guerras desatadas por Israel contra el bloque árabe, encabezado centralmente por Egipto y Siria.

[2] Ver “La Franja de Gaza sin electricidad, ni agua potable, ni servicios médicos y sanitarios”, Elías Saadi, SoB 431, 30/06/17.

[3] Recordemos que la última incursión de este tipo se dio a mediados del 2014 con la resultante de 2000 palestinos muertos, entre ellos una gran mayoría de mujeres y niños.

[4] “Apoyemos la huelga de hambre de los presos palestinos en las cárceles sionistas”, Elías Saadi, SoB 424, 04/05/17.

[5] “Netanyahu reclama el indulto para el soldado condenado por rematar a un agresor palestino”, El País de España, 04/01/17.

[6] http://www.lanacion.com.ar/2062391-firme-llamado-a-un-estado-abierto-y-mas-eficiente

[7] Para indagar en las posiciones de nuestra corriente sobre el tema, remitimos a “Atentado AMIA; su primera víctima, la verdad”, Claudio Testa, SoB 319, 28/01/15.

  • Publicaciones de la corriente SoB

  • Elaboraciones estratégicas de la corriente SoB