Por Redacción Prensa Socialista (NPS), 2/7/18

Categoría: América Latina, Costa Rica, Movimiento de mujeres Etiquetas:

200 mil personas marchan por los derechos igualitarios

Costa Rica – ¡Multitudinaria Marcha de la Diversidad tomó las calles de San José!

Por Redacción Prensa Socialista

Este 1° de julio se llevó a cabo la novena edición de la Marcha de la Diversidad en Costa Rica, principal evento de su estilo en Centroamérica y que reúne a decenas de miles de personas de todas partes del país y países de la región.

Desde el Nuevo Partido Socialista y Las Rojas nos sumamos nuevamente a esta marcha, levantando las banderas de Stonewall y la necesidad de retomar las calles para luchar por los derechos igualitarios, el aborto legal y el Estado laico. Además agitamos en solidaridad con la lucha del pueblo nicaragüense contra el gobierno asesino de Daniel Ortega.

Un evento de masas por los derechos igualitarios

Los organizadores estimaron que la asistencia a la marcha rondó las 200 mil personas, convirtiéndose en una de las movilizaciones más grandes del país en las últimas décadas (solamente superadas por las marchas contra el TLC con los Estados Unidos en 2006-2007).

Esto es producto de varios factores. En primer lugar del desarrollo del movimiento LGBTIQ a nivel internacional en las últimas décadas (junto con el movimiento de mujeres) y la obtención de conquistas significativas en varios países, tales como el matrimonio igualitario, ley de identidad de género, etc. En segundo lugar, da cuentas de una sensibilidad entre amplios segmentos del país (particularmente de la juventud) con respecto a las reivindicaciones democráticas, lo cual también se reflejó en la asistencia masiva a las marchas por el Estado laico y del 8M a inicios del presente año. Además sumó la polarización en la última campaña electoral por el ascenso del partido evangélico Restauración Nacional.

Por todo esto, la Marcha de la Diversidad constituye un evento de masas progresivo, pues es una jornada donde cientos de miles de personas marchan por la capital por los derechos igualitarios, el derecho a la autodeterminación sexual y/o de género, y el repudio a la intromisión de las Iglesias en la política.

Entre la despolitización y el capitalismo rosa

Lo anterior no niega que la Marcha de la Diversidad esté exenta de contradicciones. Por ejemplo se convirtió en una marca controlada por su organizador, quien decide su orientación política (o la carencia de reivindicaciones específicas), imprimiéndole cada vez más un carácter de “parade” donde desfilan carrozas de bares de ambiente, empresas “pro” derechos igualitarios (¡aunque no pro derechos laborales!) y embajadas de países europeos y de los Estados Unidos.

Este año incluso participó la Embajada de Israel, presentándose como respetuosa de los derechos humanos al mismo tiempo que realizan el genocidio sobre el pueblo palestino. También marcharon diputados y dirigentes del Partido Liberación Nacional (PLN), cuyo ex candidato presidencial hace unos meses marchó a la par de las Iglesias repudiando la “ideología de género” y la enseñanza de la educación sexual en el país.

Además se designan como “mariscales” de la actividad (sin ninguna consulta democrática de por medio) a figuras progresistas de la burguesía, por lo general vinculadas a los gobiernos del PAC o al activismo (cada vez más de lobby y menos de calle) que no lucha contra el gobierno.

Por esto la Marcha de la Diversidad no presentó una sola exigencia hacia el gobierno, principal responsable de garantizar el respeto de los derechos igualitarios, despolitizando la actividad sobre su historia (la rebelión de Stonewall) y sin plantear ninguna continuidad de movilización contra el gobierno y el Estado burgués.

Hay que retomar las calles por los derechos igualitarios, el Estado laico y el aborto legal

Esta enorme movilización evidenció que hay una franja significativa de la población (especialmente entre la juventud) con muchas sensibilidades democráticas, que repudia la opresión sexual y está a favor del Estado laico. Pero las dirigencias del movimiento LGBTIQ continúan apoyando al gobierno, al cual no llaman a luchar en las calles para exigirle al gobierno del PAC que garantice la aplicación en su totalidad de la opinión consultiva de la CIDH.

Desde el NPS y Las Rojas creemos que es fundamental retomar las calles para luchar por todos los derechos igualitarios, el Estado laico y el aborto legal.

  • Publicaciones de la corriente SoB

  • Elaboraciones estratégicas de la corriente SoB