Categoría: Costa Rica Etiquetas: , ,

Por Deby Calderón Vega

El día de los Parques Nacionales (24 de agosto) estuvo marcado por protestas de trabajadores y trabajadoras de parques nacionales y del sector ecologista/ambientalista en la Plaza de la Cultura. Los principales motivos de convocatoria fueron: 1) la defensa de nuestros parques nacionales ante los intentos privatizadores, 2) contra el deterioro en las condiciones laborales del sector guardaparques, 3) sumar a la protesta internacional por la defensa del Amazonas.

La convocatoria estuvo precedida por un comunicado firmado por 42 organizaciones sociales que planteaba que ante las protestas anunciadas por guardaparques el día de los Parques Nacionales, “desde el sector ambiental nos solidarizamos con sus peticiones para mejorar sus situaciones laborales que tienen impacto directo en el despeño del país en la protección de las Áreas Silvestres Protegidas.

Denunciamos no solo las condiciones de precariedad en las que trabajan las personas guardaparques sino también el abandono sistemático de las Áreas Silvestres Protegidas por parte del Estado”.

Uno de los sectores presentes en la concentración fue el de guardaparques. Sobre las condiciones del sector trabajador en las áreas silvestres protegidas uno de sus trabajadores explicó que “desde el año 1998 no se han creado plazas para guardaparques, se han creado áreas silvestres protegidas y la cantidad de terreno a proteger es demasiado, pues para cada guardaparque hay en promedios 5000 hectáreas”. Además la infraestructura está muy mal, algunos puestos de vigilancia están en condiciones precarias, explicó Roberto Molina Ugalde, secretario general del sindicato de guardaparques SITRAMINAE.

Además agregó que “este ministro de ambiente, Carlos Manuel Rodríguez anda ofreciéndole las áreas silvestres protegidas a las organizaciones no gubernamentales y a las asociaciones de desarrollo integral, impulsando proyectos en esta línea en la Asamblea Legislativa”. Entre los mensajes que se dejaron en la concentración estuvo la alerta a rechazar estos intentos privatizadores de los parques nacionales, que implicaría ir quitándonos poco a poco nuestras áreas protegidas, para que generen riquezas para los capitalistas.

Otro aspecto a denunciar es que con la entrada en vigencia de la regla fiscal, este gobierno estancó el presupuesto para el Sistema Nacional de Áreas de Conservación, por lo que más bien el sector guardaparques deberá socarse la faja, cuando lo más urgente es la creciente inversión y fortalecimiento de la protección ambiental.

La otra temática que convocó a la concentración fue la defensa del Amazonas. Desde hace 20 días el llamado pulmón del mundo arde en las llamas de los intereses por destruir los bosques para transformarlos en minería, ganadería y monocultivos; una catástrofe de este sistema capitalista que destruye la naturaleza con tal de generar riquezas para unos cuantos.

Desde ¡Ya Basta! sostuvimos una postura desde el ecologismo anticapitalista que planteó que la crisis ecológica es producto de este sistema que privilegia siempre el lucro individual en manos de los ricos, millonarios y corruptos. No les importa la vida, les importan sus ganancias, así tengan que destruir y explotar la naturaleza,  los bienes naturales, las mujeres, los pueblos indígenas o la clase trabajadora. No faltaron los señalamientos a los políticos de la derecha empresarial, colonizadora y capitalista, encabezados por los gobiernos de Bolsonaro y compañía, pero ejemplificados también en el gobierno de Carlos Alvarado y sus políticas anti-ambientales.

La actividad aunque hizo énfasis en estos temas estuvo cargada de muchos contenidos, luchas, temáticas y sectores sociales que dieron un mensaje para apoyar las causas e incluso plantear otras discusiones. Hay crecientes sectores juveniles que se levantan a nivel mundial con hartazgo, rebeldía y críticas al sistema capitalista, sus gobiernos y empresas, exigiendo soluciones reales ante la crisis ecológica internacional, pero teniendo claro que bajo el capitalismo no hay sustentabilidad ecológica posible.