Categoría: Costa Rica Etiquetas: , ,

Por Johan Madriz

El 24 de agosto es el Día de los Parques Nacionales, en esta fecha cada gobierno de turno hace alarde de su supuesto compromiso con la conservación de la naturaleza y se jacta de su papel en los esfuerzos por proteger las áreas silvestres protegidas.

Este discurso hipócrita no toma en cuenta que a pesar de la gran cantidad de territorio que se encuentra con algún grado de protección las políticas públicas y las leyes son papel mojado si se enfrentan contra los intereses de los empresarios.

El sistema de áreas de conservación tiene poco presupuesto, está debilitado y las regulaciones ambientales se vuelven cada vez más laxas escudado bajo el discurso de la reducción de trabas a las empresas para fomentar la reactivación de la economía. Esta debilidad es aprovechada para invadir territorios protegidos y de pueblos indígenas, para utilizar agroquímicos extremadamente contaminantes y para extender la frontera agrícola de monocultivos con todos los efectos negativos de estos.

El sábado 24 en la tarde se realizó una concentración en la Plaza de la Cultura en San Jose para exigirle medidas al gobierno que garanticen la conservación de las zonas protegidas y mejoren las condiciones laborales de las y los guardaparques. Conversamos con Roberto Molina Ugalde, secretario general del sindicato SITRAMINAE y guardaparque en el Parque Nacional Carara.

-¿Cuáles son las condiciones de los parques nacionales y los trabajadores que los protegen? ¿Qué exigencias le hacen al gobierno?

-En este gobierno hemos pedido más colaboración. Estamos peleando por más plazas para guardaparques ya que desde el año 1998 no se han creado plazas, pero si nuevas áreas silvestres protegidas (ASP). Es demasiado el terreno que tenemos que proteger, resulta imposible, un solo guardaparques debe cuidar de cinco a seis mil hectáreas.

Por otra parte tenemos infraestructura en mal estado: guardaparques durmiendo en verdaderos tugurios, en colchones que tienen 10 o 15 años, no nos han cambiado colchones, no se manejan los residuos. En muchos parques nacionales no hay agua potable. Los turistas pagan entre 10 y 15 dólares y a veces no podemos brindarles ni papel higiénico o jabón.

Todo eso es lo que está sucediendo en los parques nacionales. Aparte, la protección de las áreas silvestres está siendo muy afectada, los programas de control y protección son muy débiles con dos o tres guardaparques y sin el equipo adecuado para hacerles frente a los cazadores furtivos.

-Este gobierno dice que apoya a los sectores ambientalistas pero en los hechos esto no sucede. ¿Qué medidas se han tomado en contra de la protección de las áreas silvestres?

-En el gobierno anterior se aprobó un proyecto donde ONGs pueden contratar funcionarios, no para guardaparques. Aparte de eso nos sentimos abandonados por el gobierno, sus políticas y su enfoque no va a mejorar nuestras condiciones ni las de las ASP.

Hay varios proyectos que están en contra de las ASP. Por ejemplo, el ministro Carlos Manuel Rodriguez, anda ofreciéndole las ASP a organizaciones no gubernamentales y a las asociaciones de desarrollo integran. Nosotros creemos que esto no puede ser, el Estado a pesar de todo ha hecho muchos sacrificios como para que les entregan el manejo administrativo, sin embargo él anda promoviendo estos proyectos en la Asamblea Legislativa.

-¿Qué relación hay entre la aprobación de plan fiscal y la contención del gasto con las problemáticas que describes?

– Lo que le dice el gobierno con respecto al presupuesto del SINAC, es que no puede crecer más de un 4.67% [establecido en la regla fiscal]. Eso significa que debemos amarrarnos la faja para poder terminar con los gastos operativos planeados para el año, para hacer actividades de control, protección, turismo, educación ambiental e investigaciones. Se están reduciendo los recursos lo que afecta la parte operativa y administrativa de las ASP.