Severino Felix, Professores em Movimento, 29 de Novembro de 2015

Categoría: América Latina, Brasil Etiquetas: ,

Frente al ataque de ALCKMIN ampliar la heroica resistencia de los estudiante de San Paulo es el camino

No a la reorganización de las escuelas estatales

Desde el último 23 de septiembre cuando la Secretaría de la Educación del Estado San Paulo anunció la disposición de aplicar una reforma a las escuelas públicas comenzó una ola de revueltas en toda la comunidad escolar.

Por desgracia, esta indignación no logró movilizar de una forma más contundente a los maestros, que están en un estado de desánimo debido a los resultados obtenidos en la última huelga del sector que duró 92 días.

Lo interesante es que se pasó de una situación de victoria del gobierno nacional, seguida de nuevos ataques contra la escuela pública con una profunda resistencia de un sector que no se veía con un nivel de organización similar en la base desde 1980.

Una verdadera rebelión estudiantil está en marcha

La situación de ofensiva del gobierno nacional, imponiendo sus planes neoliberales para el desguace de educación pública del estado paulista, encontraba del otro lado un sector derrotado.

Esto hizo surgir nuevos protagonistas que encarnan el desafío de ir a la lucha para detener el intento de reforma de las escuelas del Estado de San Pablo. Los estudiantes secundarios decidieron ocupar el espacio dejado por los profesores a través de la toma de las escuelas atrayendo a gran parte de la juventud y de la comunidad escolar.

Desde el 9 de noviembre, los estudiantes de EE Diadema decidieron ocupar la escuela para protestar por la reestructuración de las escuelas estatales (política que apunta al cierre del turno nocturno y la transferencia de los estudiantes a otra unidad escolar que no atiende a sus deseos y necesidades) empezando una reacción en cadena en todo el estado de San Paulo.

Al igual que en Diadema, otras escuelas están en la vanguardia del movimiento de “No cierren mi escuela” como la escuela EE Jonathan Dias, en Pinheiros, y la escuela Salvador Allende, en el lado este de San Paulo. Esto llevó al gobierno del Estado a través de la Secretaría de Educación a buscar la recuperación de estas escuelas.

Desde la primera ocupación, de un total de 94 escuelas estatales que sería cerradas, en tan sólo tres días 48 ya estaban tomadas, tal es la dinámica, la disposición y la organización de los jóvenes de la escuela secundaria en la actualidad.

En un corto período de tiempo decenas de escuelas estatales fueron ocupadas por estudiantes que tomaron posesión de la misma estrategia: resistir y no dejar que sus escuelas se cerraran total o parcialmente.

Los estudiantes secundarios organizados en centros de estudiantes independientes o, incluso, sin que haya una organización estudiantil formal, se organizan de forma democrática al interior de las escuelas a través de asambleas para decir si continuar o no con la toma, al mismo tiempo muestran la solidaridad con los estudiantes del resto de las escuelas tomadas o en lucha.

Esta nueva generación de luchadores que retoma la herramienta de lucha de la toma está resistiendo y mostrando un camino nuevo a seguir, lo que demuestra que en la resistencia se abre un nuevo mundo de posibilidades.

Los estudiantes están demostrando un gran poder de organización desde las escuelas ocupadas, se están dividiendo en comités que se encargan de la limpieza, la preparación de los alimentos, el contacto con la prensa, el control de las puertas y organización del movimiento.

La clave es la unidad

Estamos frente a un escenario en el que, a pesar de las peleas importantes en curso, incluso la clase obrera se encuentra a la defensiva en relación a los ataques del gobiernos y los patrones. Esto es debido a las traiciones de los dirigentes de las organizaciones burocráticas.

No podemos dejar de decir que la incapacidad de las principales organizaciones de izquierda para actuar de manera unificada en contra de los ataques de los patrones retrasa la construcción de una alternativa de los trabajadores y la juventud.

Este fenómeno también se repite en el movimiento estudiantil, la dirección de UBES (Unión Brasileña de Estudiantes Secundarios) está pasando por los márgenes de los acontecimientos actuales y de las necesidades que la juventud de los secundarios de San Paulo tiene delante de confrontar con el gobierno de Geraldo Alckmin.

En una coyuntura que favorece la reconstrucción de las organizaciones estudiantiles sería de suma importancia que tanto UPES como UBES sirvieran como un catalizador para aprovechar y unificar todas las luchas en curso en el país y sobre todo en el estado de San Paulo.

Las principales organizaciones que representan a los sectores de izquierda como CSP-Conlutas y el Intersindical no han dado ningún paso en el sentido de unificar las luchas de la izquierda, sector que podría cumplir un papel importante para encausar la lucha de los estudiantes secundarios, principal foco de resistencia al gobierno estatal cuyo ejemplo dee ser seguido a nivel nacional.

Podríamos reeditar las luchas de Junio de 2013- esta juventud es fruto de esas luchas- en el que la lucha directa fue un aprendizaje importante para los jóvenes y en particular el ala más explotada por el sistema capitalista: la juventud de los suburbios.

Ese es el objetivo principal de la clausura de las escuelas, así como del turno de noche, que la juventud trabajadora seatrasladada a otra unidad de la escuela o simplemente se cercena su derecho a completar sus estudios por falta de las escuelas cercanas a sus hogares.

Los estudiantes secundarios aprenden el camino de resistir con el lema: “aquí está mi escuela, de aquí no voy a salir, aquí yo quiero estudiar, las tomas van a seguir hasta que el gobierno deAlckminse tenga que ir”

Los estudiantes fueron capaces de soportar el tratamiento que se le dio el tema de la reorganización de las escuelas públicas del estado paulista en la agenda de los medios de comunicación burgueses, donde trataron de descalificar a toda acción de los jóvenes y se vieron obligados a retractarse y reflexionar sobre forma dictatorial en el que se impuso la reestructuración de la red la enseñanza.

Al mismo tiempo que los estudiantes secundarios están en lucha contra la reorganización de la educación, porque si esta reforma pasa va a significar el vaciamiento de cientos de escuelas en los próximos años y a generar entenas de despidos, es necesaria la solidaridad de los profesores que forman parte de la comunidad escolar.

Es necesario que todos los sindicatos (AFUSE, Apeoesp y UDEMO) se manifiestan en apoyo de la lucha de los estudiantes secundarios y comiencen a buscar formas de concientizar a los otros trabajadores de la educación profesores que no han participado en esta lucha, para mostrar su solidaridad con una causa queestá totalmente a favor la escuela pública de calidad y democrática.

Surge una nueva generación de luchadores

Las jornadas de junio de 2013 condujeron a la aparición de una nueva juventud en la lucha contra los aumentos de los costes del boleto del transporte público que hizo que los gobiernos Fernando Haddad (PT) y Geraldo Alckmin (PSDB) retrocedieran ante manifestaciones contra aumentos masivos en las tarifas de autobuses y subterráneos en la ciudad de San Paulo.

Una huelga de los profesores de este mismo estado este año tuvo como fuerza motriz la resistencia formada en su gran mayoría de jóvenes profesores, recién llegados al estado y hasta entonces sin vínculos directos con las direcciones burocráticas sindicales que retrocedieron en sus maniobras para que la huelga se terminara cuando aún quedaba aliento para resistir.

También tomó notoriedad la huelga de los trabajadores petroleros que comenzó en octubre del año pasado y se mantuvo durante aproximadamente 24 días.Este movimiento también demostró que una nueva generación de luchadores está emergiendo en el movimiento obrero, gran parte de la dirección del esta huelga estaba compuesto por jóvenes luchadores.

Este fenómeno se está produciendo en varios sectores. La juventud es el principal protagonista de la ola de protestas en todo el país, como en el Off Cunha, la lucha de las mujeres contra el feminicidio y la factura 5069/13, la lucha contra el genocidio de la juventud pobre y negra, entre otras luchas en su gran mayoría organizadas y dirigidas por la juventud.

Es necesario que el PSTU, PSOL, CSP-Conlutas y el Intersindical, luchen para unificar las luchas en curso en el país en contra del ajuste fiscal promovido por el gobierno de Dilma (PT), los otros gobiernos y los patrones, y dar toda su atención a la lucha de los estudiantes secundarios en San Paulo.

Para ello, buscar la unidad obrero-estudiantil es imprescindible. Dialogando con la juventud para unificar todas las luchas en curso y crear una alternativa de la clase trabajadora ante el fracaso del Partido de los Trabajadores (PT) y la Central Única de los Trabajadores (CUT).

¡Todo el apoyo a las tomas, ni una escuela cerrada, no a la reorganización!

¡No al genocidio de la juventud negra!

¡No al proyecto 5069, derrotemos el ajuste de Dilma y los patrones! ¡Fuera Cunha!