Por Antonio Soler, 27/03/2017

Categoría: Brasil Etiquetas: ,

Todos a la Jornada Nacional de Lucha el 31 de marzo

El 15 de marzo la clase trabajadora brasileña demostró voluntad para luchar contra los ataques de Temer. Esa demostración masiva de fuerza y ​​el agotamiento aparente de las movilizaciones de la derecha son algunos elementos de la realidad que indican que la situación puede estar cambiando a nuestro favor. Pero para el gobierno y los patrones,  en el actual contexto de profunda crisis recesiva, las contrarreformas que preparan en el Congreso son estratégicas para establecer condiciones de explotación y dominación cualitativamente superiores a las actuales. Por esta razón, los de arriba no renunciarán a sus “reformas” sin ser enfrentados por la grande, radicalizada y masiva resistencia de los trabajadores y la juventud. En este contexto, es necesario construir una lucha unitaria contra las “reformas” de Temer para contar con todos los sectores de la clase trabajadora, especialmente la clase obrera y sus métodos de lucha para superar la ofensiva reaccionaria. Esta semana, tenemos el reto de llevar adelante una Jornada Nacional de Lucha el viernes 31 de marzo para construir las condiciones para la realización de una huelga general de gran alcance a principios de abril.

El gobierno va a la contraofensiva

La poderosa Jornada Nacional de Lucha del 15 de marzo, a pesar de haber demostrado la capacidad de revertir la correlación de fuerzas actuales, no puede nublar el hecho de que estamos en medio de una situación en la que el gobierno y la clase dominante tienen en sus manos la iniciativa política.

El martes 21 de marzo Temer anunció que retiraría de la “reforma” previsional a los prestadores estatales y municipales. Al transferir a los estados y municipios la reforma de sus propios sistemas de seguridad social, el gobierno maniobra para romper la poderosa unidad nacional que se formó en contra de esta “reforma”, y de paso, alivia la presión que puede pasar a las otras agendas reaccionarias.

Luego, tomando ventaja de un momento en que la atención se centró en la crisis del sector frigorífico nacional, debido a las acusaciones de operación de Política Federal titulado “Carne Débil”, el Gobierno y el Congreso hacen otra maniobra, esta vez ofensiva contra el conjunto de la clase trabajadora.

El miércoles 22 de marzo la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley (PL) 4302/98 (tercerización de todas las actividades) con 231 votos a favor, 188 en contra y 8 abstenciones[1]. Este es un proyecto de 1998, votado en el Senado en 2002 y dejado de lado desde entonces. Este PL es peor que el que fue tratado en el Senado desde 2015, debido a que, además de liberar la tercerización para todas las actividades (eliminando la distinción entre actividad principal y actividad intermedia), reduce drásticamente las garantías laborales previstas en el CLT.

El proyecto de 2015, que también proponía la eliminación de la distinción entre actividad principal y actividad intermedia pero todavía conservaba ciertas garantías, se someterá a votación en el Senado y, también será remitido a la aprobación presidencial. Lo que le permite a Temer vetar artículos de ambos y, finalmente, si no hay una fuerte resistencia, garantizar lo fundamental de su política: la tercerización y precarización generalizada del empleo.
Como todo el mundo sabe, la ofensiva reaccionaria no se limita a los ataques económicos sobre los trabajadores. Su objetivo también es imponer medidas regresivas en la legislación política y electoral para dificultar el acceso de los partidos socialistas a las capas más amplias de los trabajadores[2].

Con la publicación de la famosa lista del Procurador General de la República, Rodrigo Janot[3], la oligarquía política busca defenderse con una nueva reforma electoral. La propuesta que se está gestado en el Congreso es que las próximas elecciones se lleven a cabo por el sistema de listas cerradas para que los votantes no decidan nominalmente qué parlamentario elegir.

Por supuesto, en el contexto actual, esta propuesta no es la elección más programática, pero en una situación en la que casi todos los políticos burgueses son investigados por corrupción, lo que se quiere es que no estén sujetos al escrutinio popular. O sea, se trata más de una propuesta reaccionaria que quiere retirar a la población el derecho de abrir la elección de los proyectos y de los candidatos, tornando el régimen democrático en el que vivimos aún más controlado por los de arriba.

Por lo tanto, más allá de la lucha contra la “reforma” de la seguridad social y en contra de la tercerización, es necesario dar importancia a este tema, ya que la oligarquía política con la lista cerrada restringirá aún más la democracia representativa en la que vivimos e impedirá a la izquierda socialista ocupar el espacio que está siendo abandonado por las traiciones de petismo en el actual escenario de crisis política estructural.

Las contradicciones se profundizan y puede haber un cambio de coyuntura

La ofensiva permanece dando la tónica, pero con el empeoramiento de las condiciones impuestas, la correlación de fuerzas cambiará en el próximo período[4].

Desde el terreno concreto en el que nos movemos se comienzan a esbozar elementos políticos que si se profundizan pueden generar una coyuntura más favorable para los de abajo. Puede ser que el péndulo que estaba a la derecha comience a moverse de nuevo, lo que permitirá un nuevo equilibrio de fuerzas. Pero sabemos que esto no es automático y dependerá de los próximos movimientos políticos y sobre todo de nuestra capacidad como clase para mantenernos organizados en las calles.

Del mismo modo que la disputa en las calles fue clave para la victoria de la maniobra reaccionaria que sacó del gobierno a Dilma, ahora lo será para definir si las contrarreformas de este gobierno se impondrán o no finalmente. Así, a pesar de las maniobras reaccionarias de la semana pasada, comenzarán a haber cambios importantes en la situación que podrán ser medidas por el termómetro de las calles.

El 15 de marzo, los actos del Día Nacional contra la “reforma” jubilatoria convocada por los sindicatos se reunieron alrededor de 1 millón de personas en todo el país. Comparativamente, las manifestaciones convocadas para el domingo 26 de marzo de los movimientos de derecha (MBL y VPR, principalmente) en defensa de las reformas se reunieron apenas unos miles. Situación totalmente adversa para este movimiento si comparamos los actos de este domingo con los actos a favor de la destitución en 2016, que llegaron a reunir a cerca de 200.000 personas sólo en la ciudad de Sao Paulo.

Luchar por la unidad contra Temer es la tarea número uno

La izquierda socialista debe actuar en tres áreas: el fortalecimiento de la unidad de acción en torno a la lucha contra la “reforma” del gobierno, la construcción de frentes de lucha para organizar lo mejor de la vanguardia en contra las “reformas” y frentes de izquierda con el fin de presentar trabajadores como una alternativa política al lulismo. Es decir, nos encontramos en una situación que requiere una combinación específica de unidad de acción y los frentes únicos como tácticas para que podamos seguir la lucha unitaria contra el gobierno y, al mismo tiempo, aumentar la fuerza de la izquierda socialista con los más amplios sectores de los trabajadores y la juventud.

Aunque sabemos que no se puede confiar siquiera un instante en la burocracia[5], nuestra táctica no puede ser otra que la de impulsar con todas las fuerzas disponibles acciones unitarias. Nuestra política de unidad de acción se debe dirigir a todos los sectores que están en contra de las “reformas” del gobierno. Sin distinción, tenemos que llamar a todos los sindicatos, sus bases, e incluso los sectores burgueses, si los hay, que están en contra de las “reformas” para actos contra las “reformas”.

Por supuesto, dentro de estas manifestaciones hay que actuar de manera crítica, siempre denunciando los acuerdos que se hacen a espaldas de los trabajadores, las maniobras y traiciones de la burocracia, así como exigir que tomen iniciativas para llamar a la lucha y la democratización de la conducción de las movilizaciones.

En otro nivel, pero estrechamente vinculada a la táctica de la Unidad de Acción contra las “reformas”, tenemos que desenvolver una táctica de Frente único de Lucha con el objetivo de organizar a todas las organizaciones. Sin distinción, necesitamos extender el llamado a todas las organizaciones obreras, populares y estudiantiles para organizar la lucha contra las “reformas”, a semejanza de la comisión que se está formando en la cadena ABC.

Presentar una alternativa socialista al lulismo

Por otro lado, es necesario asumir que ningún sector de la izquierda socialista tiene condiciones de disputar la hegemonía con la burocracia lulista en sectores amplios del movimiento de masas. A pesar de la derrota electoral de 2016, el PT se refortalece dentro del movimiento sindical y Lula aparece más arriba en las encuestas y con renovada popularidad. Es decir, incluso después de grandes derrotas políticas, el lulismo capitalizó el sentimiento contra el juicio político de un sector amplio y hace valer sus posiciones en la dirección de los principales aparatos.

Así que luchar por la construcción de una política de Frente de Izquierda es una necesidad apremiante para la izquierda independiente. Si se niegan a organizar este frente –como lo hacen la dirección del PSOL y PSTU-, con el fin de contrarrestar el poder de la burocracia dentro del movimiento social y presentar una salida socialista, es un crimen político sin tamaño. Comparable a no organizar o participar en los actos de la unidad de acción en contra de las reformas.

Un frente de izquierda entre los partidos socialistas (PSOL, PSTU y PCB) y movimientos independientes de la burocracia es necesario para presentar una alternativa política global para el lulismo. Una alternativa, en nuestra opinión, para construir una plataforma que contenga la lucha contra las contrarreformas, el “Fuera Temer”, elecciones generales, la Asamblea Constituyente, impuestas por la movilización y la alternativa electoral para el 2018.

Pero esta plataforma mínima tiene que ser discutida entre las organizaciones participantes y probada en la realidad. Lo que es importante ahora es tener una estrategia para construir una alternativa política al lulismo en los principales aspectos de la lucha de clases de hoy. Es decir, disputar la lucha contra las “reformas”, una solución política a la crisis y construir un nombre de la izquierda socialista alternativo para las elecciones de 2018. De lo contrario, vamos a perder la capacidad de construir una amplia alternativa socialista y revolucionaria en los tiempos de polarización política por venir.

[1] Números importantes porque el gobierno tenía un número mucho mayor de votos. En el proyecto del techo al gasto público, por ejemplo, obtuvo 359 votos a favor, 116 diputados votaron en contra y hubo 2 abstenciones, lo que indica un debilitamiento relativo de la base política del gobierno en la Cámara de Diputados y quizás en el Congreso como un todo del petismo en el actual escenario de crisis política estructural.

[2] Este fue el caso de la reducción del tiempo de televisión y del fin de la obligatoriedad de que los candidatos mayoritarios sean invitados a los debates televisados a partir de la “reforma política” capitaneada por Eduardo Cunha (ex presidente de la Cámara de Diputados, actualmente detenido por la operación de la lava Jato) en 2015.

[3] En esta lista hay cinco ministros del gobierno Temer, Lula y Dilma Rousseff. En total, Janot envió 83 solicitudes de investigación a la Corte Suprema.

[4] La combinación de 1) una profunda recesión económica (el desempleo por las nubes, la profundización de la brecha salarial y la precarización insoportable del trabajo), 2) las denuncias sistemáticas de corrupción que implican a casi todos los políticos burgueses y grandes empresas que restan mil millones de las arcas públicas y 3) las medidas históricamente regresivas derivadas de un gobierno fruto de una maniobra parlamentaria reaccionaria y un Congreso que tiene el apoyo popular más bajo, comienza a producir un cambio en la percepción y la resistencia en una serie de amplias capas de trabajadores y sectores medios de la población.

[5] La Fuerza Sindical ya está negociando la “reforma” previsional  a cambio de la devolución de la cuota sindical y la CUT busca sistemáticamente un acuerdo con el gobierno para tratar de evitar los choques inevitables de clase por venir.

  • Publicaciones de la corriente SoB

  • Elaboraciones estratégicas de la corriente SoB