1° de Mayo en Obelisco

Categoría: Argentina, Izquierda al Frente por el Socialismo Etiquetas:

La Izquierda al Frente por el socialismo realizó multitudinario acto en el Obelisco

Con la participación de más de 5000 compañeros y compañeras, trabajadores, docentes, de agrupaciones estatales, obreros fabriles, jóvenes, integrantes del movimiento de mujeres, luchadores y luchadoras de Las Rojas, el ¡Ya Basta!, el Nuevo MAS y el MST, se realizó un extraordinario acto en el Obelisco.

En este acto, considerado por los propios medios como uno de los cinco actos de la jornada, se denunció al Momo Venegas por llevar a los trabajadores a un acto con Mauricio Macri, acto pro-patronal, y también a la CGT que ha renunciado a su responsabilidad de convocar a un gran acto en Plaza de Mayo en la jornada de hoy y un paro de 36 horas con movilización para derrotar el ajuste macrista; una nueva traición de la burocracia sindical que hace más imperioso q nunca construir una nueva dirección clasista para los trabajadores.

El acto de la Izquierda al Frente realizado en el Obelisco, donde participaron compañeros del Nuevo MAS y el MST, fue cerrado por nuestra compañera Manuela Castañeira, principal candidata de Izquierda al Frente para las próximas elecciones, primer candidata a diputada nacional por la Provincia de Buenos Aires, con el planteo de que, frente a la afirmación macrista de que sólo hay un “plan A” y el hecho de que el kirchnerismo no puede ni quiere presentar una alternativa en el terreno de las luchas y que vaya más allá del sistema en beneficio de los trabajadores, la Izquierda al Frente presenta un Plan B, un plan de medidas de urgencia para responder a las necesidades de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

La Izquierda al Frente por el Socialismo sale a dar batalla al servicio de las luchas de los trabajadores, las mujeres y la juventud, y para romper la ley electoral proscriptiva, ley que lamentablemente viene siendo apoyada por otros sectores de la izquierda como el FIT.

Con muchísimo entusiasmo toda la militancia del nuevo MAS y la Izquierda al Frente sale ahora a construir una alternativa con la perspectiva de que gobiernen los que nunca lo hicieron: los trabajadores

Manuela Castañeira, candidata a primera diputada nacional por la Provincia de Buenos Aires

¡Buenas tardes compañeros y compañeras!

Es una enorme alegría y un orgullo estar aquí, cerrando este primer acto de la Izquierda al Frente por el socialismo con tantos trabajadores, jóvenes, tantas compañeras y compañeros!

Un 1º de Mayo muy especial: 2017, se cumplen 100 años de la gesta histórica más hermosa, más maravillosa y más profunda que ha hecho en la humanidad toda la clase obrera, los 100 años de la Revolución Rusa.

[Saludos internacionales]

Quiero comenzar saludando algunas de las luchas más importantes que se viven en el mundo.

En primer lugar, enviar un saludo a los trabajadores y la juventud brasilera que el viernes pasado protagonizaron el primer paro general en su país en más de  30 años; una jornada histórica contra el ajuste brutal de Temer, un presidente nefasto asumido mediante una maniobra parlamentaria antidemocrática.

Quiero reivindicar también, algo para mí muy sentido, la lucha internacional del movimiento de mujeres: la Womens March que se plantó ante Trump en enero pasado, el primer paro internacional de mujeres del 8 de Marzo; el movimiento de mujeres es hoy un movimiento internacional de lucha, un verdadero ejemplo.

Queremos saludar también, compañeros y compañeras, la campaña electoral obrera, independiente y anticapitalista que acaba de realizar el compañero Philippe Poutou del Nuevo Partido Anticapitalista de Francia; una campaña de independencia de clase que debe ser un ejemplo para todos nosotros.

Nuestros saludos entonces, a todos los trabajadores, las mujeres y la juventud que en el mundo entero se están levantando contra las injusticias y la explotación.

[Los 500 días de Macri]

En nuestro país, el gobierno de Macri ha cumplido ya 500 días.

Como dijimos desde el primer día, es un gobierno de empresarios y para los empresarios: ¡todas las medidas que ha tomado han sido para beneficiar a los de arriba!

Los objetivos del gobierno de Macri son claros:

En primer lugar, busca realizar una transferencia de recursos en beneficio de los capitalistas, sacarle a los que menos tienen, para darle a los que más tienen.

La baja de los impuestos a las patronales del campo y a la megaminería,  el pago a los fondos buitre y la creación de una nueva y descomunal deuda externa, la reducción de los salarios reales y el aumento de los despidos, el crecimiento de la pobreza.

El gobierno intenta también cambiar cuestiones de fondo: quiere terminar con todas las experiencias y enseñanzas del Argentinazo! Quiere sacarnos de las calles, impedir el derecho a la protesta, legitimar la represión a las luchas populares. Quiere imponer un clima “thatcheriano” en la Argentina para cambiar las relaciones de fuerzas que han quedado desde el 2001.

Es por eso que este año el gobierno se ha endurecido y se muestra más decidido por el ajuste y la represión; ha hecho una campaña de desprestigio de los docentes; un gobierno que busca reventar los convenios colectivos; imponer paritarias miserables: despedir, ajustar y flexibilizar; prohibir el derecho a la protesta.

[Las jornadas de marzo y abril]

El gobierno hace su giro represivo y ajustador, pero por abajo se empiezan a hacer sentir las respuestas.

Se han multiplicado las luchas y con ellas la ruptura política de amplios sectores con Macri: aquellos trabajadores y trabajadoras que confiaron, que lo votaron, que decían que había que “darle tiempo”, hoy repudian a Macri, y pasan a la oposición. Los mismos trabajadores que pensaban que porque era empresario sabía lo que hacía, hoy ya dicen que porque es empresario sólo beneficia a los ricos.

El motor de la bronca es una economía de hambre, una inflación que vuela y va a llegar a un 30% este año, un “crecimiento”, “brotes verdes” y un “segundo semestre” que nunca llegan: ¡en febrero solamente  la economía cayó el 2.2%!

La novedad es que los trabajadores, las mujeres y la juventud le hicieron sentir su bronca a Macri y de la mejor manera: en las calles y movilizados!

En marzo y abril vivimos históricas jornadas de movilización, el parazo general del 6 de abril con los cortes y piquetes de la izquierda -como el de la Panamericana y tantos otros lugares- las marchas del movimiento de mujeres en todo el país, las tomas de colegios en Capital.

Estas históricas jornadas mostraron que entre los trabajadores, las mujeres y la juventud existen enormes reservas de lucha; que los gobiernos pasan pero no nos pueden sacar de las calles, que siguen siendo nuestras!

[Burocracia]

Si nuestras luchas, compañeros y compañeras, no llegan más lejos, es porque tienen una traba muy grande, que es la dirección sindical traidora. La CGT no quería saber nada con el paro general. Se lo arrancaron los trabajadores y le exigieron que ponga la fecha.

La CGT se borró después del paro y no quiere hacer nada porque está con el gobierno. Ellos no se van a plantar por los trabajadores, no tienen plan para los trabajadores, el único plan que tienen es ir detrás de los patrones.

Tampoco CTERA y SUTEBA querían el paro histórico que protagonizaron los docentes; levantaron las medidas de fuerza y hacen acciones simbólicas para no ir hasta el final en la lucha por el salario docente.

[Construir una nueva dirección clasista]

Ante esto la izquierda tiene que construir una nueva dirección clasista para el movimiento obrero. En las movilizaciones, en los paros, en los cortes de ruta y en las calles. Y también en las elecciones sindicales como la que se viene en el SUTEBA, donde la Lista Multicolor, de la que somos parte las organizaciones presentes en este acto, le van a disputar la provincia de Buenos Aires a Baradel.

Y también es estratégico sacar lecciones de las duras luchas obreras que ha protagonizado la izquierda en los últimos años: Gestamp, Lear, AGR-Clarín, luchas llenas de enseñanzas para el porvenir: reivindicando la ocupación de fábrica, peleando contra el legalismo, el sindicalismo, que tanto peso tienen en la cabeza de los compañeros.

La gran pelea en lo inmediato pasa por imponerle a las centrales sindicales un paro general de 36 horas con movilización; para defender el salario, los puestos de trabajo y todos nuestros derechos! Nos quieren hacer creer que ya no se puede, pero hay bronca y pueden haber importantes luchas este año.

[Vacancia política]

Las jornadas de marzo y abril han mostrado la ruptura de un enorme sector de los trabajadores con el gobierno de Macri; los que pensaron que con Macri iban a “estar mejor”, cansados de 12 años del kirchnerismo que no les resolvió los problemas de fondo.

Se está abriendo un fenómeno de vacancia política: amplias franjas de la sociedad que no se sienten identificadas con los partidos tradicionales, que buscan quien los represente.

El macrismo ha quedado en minoría. La cuestión es hacia dónde van los trabajadores que se alejan del gobierno. El kirchnerismo tiene la estrategia de aparecer como “opositor”, pero no mueve un dedo para apoyar las luchas; es cómplice del ajuste como se ve en Santa Cruz. Mientras las injusticias pasan, ellos piden “esperar a las elecciones”. Le votó un sinnúmero de leyes al gobierno el año pasado en el Congreso; sólo buscan jugar el falso juego de la polarización que también le conviene a Macri.

Una falsa polarización, porque la verdadera es la de clase: entre los de abajo y los de arriba, de explotados contra explotadores.

Tanto Macri como Cristina juegan ese juego para evitar una ruptura por la izquierda, lo mismo que Massa se muestra como tercero en discordia dentro del sistema.

Pero habiendo pasado tan poco tiempo desde el gobierno K, se hace más difícil que los trabajadores vuelvan a ellos. 12 años de gestión distinta a la de Macri, pero igual de capitalista: esa experiencia tiene que servir para ayudar a que se desborde por la izquierda al peronismo, y que podría empezar a concretarse dependiendo del curso de las luchas.

[Tenemos un Plan B]

Por todo esto es tan importante presentar una alternativa.

Macri ha dicho que sólo existe un Plan A; que no hay opciones al ajuste, la represión, la miseria salarial y la desocupación.

Queremos presentar una alternativa diferente, queremos presentar un Plan B: que ganen los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Aumento salarial del 35%; prohibición de despidos y suspensiones; estatización bajo control obrero de toda empresa que cierre; eliminación del impuesto al salario; presupuesto para salud y educación; no pago de la deuda externa; la destitución de jueces y funcionarios que amparen la violencia hacia las mujeres; derecho al aborto en el hospital; abajo la represión a la protesta social.

Un plan de medidas de urgencia para que sean ellos, los capitalistas, los que paguen la cuenta de la crisis. Los recursos para todo esto están: los impuestos tienen que ser para las ganancias empresarias.

Un plan que presentaremos entre amplios sectores durante la campaña electoral, siempre con la perspectiva de derrotar al gobierno en las calles, de que gobiernen los trabajadores.

[Tres batallas: luchas, independencia y PASO]

Como frente tenemos importantes tareas y batallas por delante.

La primera, estar incondicionalmente al lado de los trabajadores, las mujeres y la juventud, de sus luchas, de sus reclamos, de sus alegrías y frustraciones, siempre al lado de nuestra clase.

Y aquí quiero hacer una mención especial al movimiento de mujeres. El peso de la izquierda en el movimiento de mujeres es indiscutible; el único movimiento que hoy día es un movimiento de lucha realmente internacional; las históricas jornadas del #NiUnaMenos, los paros de mujeres, el desarrollo de agrupaciones de mujeres como Las Rojas, peleas como las de Alika contra las redes de trata y la explotación sexual, contra los femicidios, por el derecho al aborto en el hospital. Todas luchas que ya están dejando una huella histórica. El movimiento de mujeres en la Argentina y el mundo se pone de pie, y este frente debe aportar.

Y también destacar las luchas de la juventud, somos una nueva generación que dice presente, que no está dispuesta a vivir en un mundo de opresión y explotación sin luchar para cambiarlo. Una  generación que recomienza la experiencia histórica y se expresa en estas  filas, en la militancia de nuestros partidos, y que hay que formar en las banderas del socialismo revolucionario.

[Rompamos la proscripción]

Otra gran tarea es construir la Izquierda al Frente por el Socialismo como un frente de independencia política de los trabajadores, de manera intransigente, tomando ejemplos como la reciente campaña electoral de Philippe Poutou.

Porque se trata de ofrecer una alternativa de clase, socialista, frente a los partidos del sistema; frente a Macri, pero también el kirchnerismo que gobernó 12 años y no hizo ningún cambio de fondo. Que los trabajadores no confíen en patrones o burócratas.

Una alternativa, también, a los compañeros y compañeras cansados del sectarismo y el oportunismo del FIT.

Porque tenemos por delante una gran tarea: romper la proscripción de las PASO, la ley electoral del régimen: ¡una tarea no sólo electoral, sino democrática!

Ahí viene la batalla que junto a Vilma me toca encabezar: la batalla de la provincia de Buenos Aires, el distrito más importante del país, donde está concentrada gran parte de la clase obrera argentina; batalla que arranca por estar junto a todas las luchas pero que también plantea una disputa por la conciencia, por la cabeza de los trabajadores.

[Campaña electoral]

Sabemos que para derrotar al gobierno hay que hacerlo en las calles. No vamos a presentarnos como “salvadores” de nadie. Nuestra campaña debe ser un mensaje a los trabajadores, las mujeres y la juventud, para que tomen en sus manos todas las tareas para cambiar la sociedad.

Si somos electos seguiremos siendo claros en algo: las reivindicaciones que nosotros defendamos en el Congreso solamente podrán imponerse con la movilización en las calles; si nos toca hablar en el recinto, siempre lo haremos hablando para “afuera de la ventana”, dirigiendo nuestra voz hacia los explotados y oprimidos, como enseñaba esa gran revolucionaria que fue Rosa Luxemburgo.

Porque la alternativa de fondo es el gobierno de los trabajadores y el socialismo, ¡porque la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos!

¡Gracias compañeros y compañeras!

¡Un enorme abrazo a todos!

¡Viva el 1° de Mayo obrero, socialista e internacionalista!

¡Viva la clase obrera!

¡Viva la Izquierdea al Frente por el Socialismo!

Discurso Martín González Bayón 1° de Mayo 2017

“Debemos construir fuertes partidos socialistas revolucionarios de combate que hundan cada vez más sus raíces entre los trabajadores”

Buenas tardes a todos los compañeros y compañeras, estoy muy contento de hablarles en este primer acto nacional de La Izquierda al Frente por el Socialismo. Este frente que orgullosamente estamos construyendo.

Lo primero que quiero es recordar que hoy, Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, fue consagrado por la Segunda Internacional en homenaje a los heroicos dirigentes obreros anarquistas que dieron su vida en la pelea por la jornada laboral de 8 horas. Trabajadores que fueron ejecutados producto del más visceral odio de clase de la burguesía y sus jueces.

Vaya nuestro homenaje a los gloriosos “Mártires de Chicago”.

Reunimos hoy nuestro acto en medio de un mundo convulsionado.

La estabilidad imperialista mundial de las últimas décadas está siendo cuestionada: una nueva generación de luchadores está apareciendo en la escena, marcando un recomienzo de la experiencia histórica de los explotados y oprimidos.

Una época de crisis, guerras y revoluciones podría estar reabriéndose; Este es el desafío, esa es la oportunidad, esa es la tarea estratégica para la que tenemos que prepararnos; preparar nuestros partidos, formar a nuestra militancia, a nuestra juventud. Debemos construir fuertes partidos socialistas revolucionarios de combate que hundan cada vez más sus raíces entre los trabajadores.

Compañeros, dentro de ese cuadro general, que incluye al ciclo internacional de rebeliones populares, debemos señalar que la coyuntura política mundial ha girado a la derecha.

La llegada de Trump a la presidencia de los EEUU es el punto cúlmine de una serie de acontecimientos internacionales y latinoamericanos, que empujaron  las cosas hacia ese lado.

Trump viene a tratar de explotar por derecha el descontento que crece entre amplios sectores producto de las consecuencias que deja el capitalismo mundializado y neoliberal.

Busca asestar un giro reaccionario y guerrerista que reubique a los EEUU como primera potencia internacional, indiscutida.

Sin embargo, se ha encontrado con muchas resistencias. No está claro que cuente con las relaciones de fuerzas necesarias para imponer una orientación tan hacia la derecha. Sus primeros 100 días de gobierno están siendo criticados por la distancia que existe entre lo anunciado, lo prometido, y lo realizado.

Pero atención: las dificultades que está encontrando en su gestión no quitan que Trump sea un enorme peligro: un enemigo de los trabajadores, las mujeres y la juventud que hay que derrotar en las calles de los propios Estados Unidos, y en todas las calles del mundo, para que, entonces sí, el péndulo de la lucha de clases rebote hacia la izquierda.

Hay un tema central que debemos entender: por qué llegó Trump; y por qué en Latinoamérica también asistimos a un giro a la derecha.

Esta situación es el resultado del estruendoso fracaso de las alternativas burguesas  centroizquierdistas; aquellas que llegaron para maquillar el capitalismo luego de las rebeliones populares que marcaron el comienzo de este  siglo en nuestra región y de la crisis económica mundial que se abrió en 2008.

Tanto Obama en EEUU, como Lula y el PT en Brasil, Hollande del PS en Francia, o los Kirchner en la Argentina, son algunos ejemplos del fracaso de las gestiones 100% capitalistas que, a la postre, dieron lugar al actual giro a la derecha que estamos viviendo.

Pero no se trata solamente de estas expresiones de centroizquierda más clásicas. No, compañeros. Expresiones consideradas de la “izquierda radical”, de la “izquierda amplia”, también han dado lugar a fracasos no menos estruendosos.

En Europa, el caso más tremendo, y el que más expectativas levantó los últimos años, es el de Syriza. Allí, Tsipras llevó adelante una traición monumental a las expectativas de amplísimos sectores de los trabajadores y la juventud griega y de todo el mundo. Syriza capituló vergonzosamente a la llamada Troika de las instituciones financieras, llevó adelante un ajuste brutal, pagó cada centavo de la deuda externa, se negó a sacar a Grecia del euro, y se opuso tomar una sola medida anticapitalista.

En nuestra región, el ejemplo más representativo de este fenómeno es la bancarrota  monumental del chavismo, la crisis en la que está sumergida Venezuela.

Hay algunos que quieren hacer creer que entre Chávez y Maduro hay diferencias de fondo. Pero no hay tales diferencias, compañeros. Nos confundiríamos si no viésemos que fue el mismo Chávez quien en el apogeo de su gobierno se negó a tomar una sola medida anticapitalista; su apuesta fue por la burguesía “roja rojita”, la llamada “boliburguesía”, y por una gestión estatista y burguesa basada en unas fuerzas armadas supuestamente “progresistas”…

Hoy el chavismo se derrumba vergonzosamente entre el escepticismo y la desmoralización de la población trabajadora; y el asedio de la extrema derecha gorila y escuálida, la que, con el apoyo de la OEA y el imperialismo yanqui, quieren llevar a Venezuela y a la región latinoamericana hacia la derecha.

Compañeros, estas experiencias nos tienen que servir para sacar conclusiones: apostar por una supuesta “izquierda amplia”, unir sin delimitación estratégica a revolucionarios con reformistas, como defienden corrientes internacionales como la mayoría del mandelismo, llevan a la bancarrota política.

Compañeros, en la lucha de clases, el oportunismo siempre se paga; atar el carro de los revolucionarios a estas perspectivas erradas siempre ha llevado al fracaso.

Pero lo apasionante de la situación mundial es que no sólo hay bancarrota del reformismo y giro a la derecha; también hay importantes desplazamientos hacia la izquierda, los cuales abren grandes desafíos.

El paro general del viernes pasado en Brasil muestra cómo las relaciones de fuerzas están abiertas.

Se trató del primer paro general del gigante latinoamericano en 30 años. Es una señal de advertencia al gobierno de Temer; un gobierno autoritario que intenta imponer una contrarreforma liberal que lleve a la clase obrera brasileña de nuevo al siglo XIX.

Y si hablamos de gigantes no podemos olvidar a la nueva clase obrera china: un coloso monumental que está haciendo sus primeras armas de lucha y organización enfrentando al aparato totalitario del Estado burocrático capitalista del PC chino, enfrentando la prohibición de realizar huelgas. Una nueva clase-generación que debe ajustar cuentas con el legado burocrático del maoísmo y que conforma hoy la mayor clase obrera del mundo, y está llamada a tener un protagonismo histórico en este siglo XXI.

Otro factor fundamental es lo que está pasando en el movimiento de mujeres; es algo histórico. La marcha de mujeres contra la asunción de Trump; el paro internacional de mujeres del 8 de Marzo, son muestras de lo que es hoy un movimiento internacional de mujeres y la juventud; un movimiento que ha puesto en la agenda las reivindicaciones contra la opresión de la mitad del género humano, y que muestra un primer elemento de politización de toda una nueva generación que despierta y se coloca en el terreno de la lucha en las calles.

Pero además del desborde en las luchas también existen expresiones de desborde político y político-electoral. Un amplio sector de los trabajadores y la juventud está en una nueva búsqueda, y mira a la izquierda.

Ahí están los casos de reformistas como Sanders en los Estados Unidos o Corbyn en Gran Bretaña. Compañeros, el hecho de que en EEUU, para los menores de 30 años, la palabra socialismo tenga más prestigio que la palabra capitalismo,  es un dato político de envergadura. Y esto ocurre  en el centro del capitalismo mundial.

Estos elementos y muchos otros son expresión de una vacancia política; una crisis de representación en amplios sectores que se efectiviza producto del hartazgo con el capitalismo actual.

Aquí es donde se coloca la reciente candidatura presidencial de Philippe Poutou, del Nuevo Partido Anticapitalista francés, que en muy poco tiempo hizo una campaña de alto impacto.

Una campaña que mostró la potencialidad de una política independiente, una política de clase, anticapitalista. Una campaña que se hizo valer a pesar de la disparidad de recursos económicos y de medios.

La campaña de Poutou es un ejemplo de la importancia de una política independiente, de cómo están mejorando las condiciones para la construcción de organizaciones socialistas revolucionarias.

Demuestra las potencialidades de lo que para el Nuevo MAS es un principio: ¡Levantar la más intransigente independencia de clase de los trabajadores!

De ahí que el Nuevo MAS y la corriente Socialismo o Barbarie rechacemos las llamadas construcciones “amplias”, orientación que diluyen los criterios de clase.

Porque una de nuestras tareas históricas es la organización política independiente de la clase obrera, separada de todo sector burgués y de su influencia. Una tarea que recobra actualidad en momentos donde internacionalmente podría estar reabriéndose la época de crisis, guerras y revoluciones que anunciaron nuestros maestros: Marx, Engels, Lenin, Trotsky y Rosa Luxemburgo. Entonces: ¡vaya este 1º de Mayo nuestro homenaje también a ellos!

Nada más compañeros y compañeras, adelante con La Izquierda al Frente por el Socialismo.

¡Viva el 1° de Mayo!

¡Viva la clase obrera mundial!

¡Viva la tradición del trotskismo, y del socialismo revolucionario!

¡Viva La Izquierda al Frente por el Socialismo!

Muchas gracias.

Fragmento del discurso de Vilma Ripoll

“Con Manuela, vamos a recorrer toda la provincia”

Compañeras y compañero, buenas tardes a todos. Este es nuestro día internacional por eso quiero darles un saludo combativo y militante a todos los trabajadores de las corrientes que integramos Izquierda al Frene que hoy se han hecho presentes y quiero darles la bienvenida, porque es una aprecia nueva y un camino nuevo que vamos a recorrer juntos, compañeros.

Y quiero dales un saludo doble a todas las compañeras mujeres porque nosotras somos doblemente trabajadoras, trabajamos fuera de la casa y trabajamos dentro de la casa todos los días. Por eso compañeros que esa tarea doméstica que este sistema nos asigna a las mujeres es gratuita, es vitalicia y beneficia a los capitalistas, ¿por qué? Porque nosotras les cuidamos la mano de obra, la mano de obra de hoy que es el varón. Desde ya que mi saludo no es para las mujeres burguesas, al contrario, algunas como Juliana Awada, la mujer del presidente Macri explota el trabajo de otras mujeres y lo hace en talleres clandestinos textiles donde además tienen mano de obra esclava Todo al servicio de subir la ganancia de sus grandes marcas de ropa. Por eso as mujeres capitalista son mujeres pero son nuestras enemigas, y tampoco saludo a Michetti, a Carrió, a la Ministra Bullrich, la del protocolo represivo, ni a Stolbizer, que con Massa le votan todas las leyes a Macri, ni a Cristina ni a Alicia Kirchner que, como nos contaba Alejandro, hace en sana cruz todo lo que Macri hace acá: ajusta y reprime a los trabajadores cuando protestan. Todas ellas trabajan, pero trabajan políticamente en contra de nuestros derechos, trabajan para el enemigo, para ese sistema capitalista y patriarcal que nos explota y nos oprime al 99% de las mujeres e este país. Un buen ejemplo de estas mujeres políticas del sistema es María Eugenia Vidal, la gobernadora bonaerense, ella que posa de Heidi pero es la peor del grado.

Es María Eugenia Vidal la que ataca la docencia y la escuela pública. Si lo sabrán nuestros docentes y nuestras docentes que le dieron pelea sin tregua a pesar de Baradel y el resto de la burocracia sindical. Vidal ataca también a los trabajadores de la salud, a las enfermeras, a los médicos, a toda la salud pública y, como me decían las compañeras del Posadas, como no le alcanza mete a la gendarmería a controlar el registro del funcionamiento del Hospital. Vidal ataca también a los estatales, a ellos les da bajos salarios y los despide. Ataca a los desocupados, atacando sus programas sociales. Y ataca a los jóvenes porque les da precarización laboral y persecución policial en los barrios. Ataca también nuestros derechos de género porque nos niega el derecho al aborto y hasta restringe el protocolo de aborto no punible en la provincia.

Nada no une con usted, gobernadora Vidal y quiero decir también que con Manuela, con todos los militantes del MST, con los militantes del Nuevo MAS, vamos a recorrer toda la provincia, vamos a hacer campaña en contra suya, en contra de su gobierno machista y de ajuste. Y vamos a decirles a las mujeres, a los trabajadores y a la juventud que nos voten, que voten a la Izquierda al Frente para ir por cambios de fondo, anticapitalistas anti patriarcales y anti clericales. Juntos, como Izquierda al Frente no la vamos a dejar tranquila en la provincia de Buenos Aires.

Fragmentos del Discurso de Alejandro Bodart

“Nuestras prioridades son los trabajadores, no los ricos, ni los corruptos”

Para dar batalla contra el macrismo y contra las falsas opciones que representan el kirchnerismo, Massa, Stolbizer, para darle batalla en el terreno político surgió Izquierda la Frente, compañeros. Izquierda la Frente va por más unidad de la izquierda, compañeros. Izquierda al Frente llama al resto de la izquierda, que está haciendo un acto a pocas cuadras a que termine con el sectarismo que solo le hace bien a los partidos del sistema. Llama al resto de la izquierda a dejar de ser funcionales a los que nos han gobernado por todos estos años, compañeros. Llama al resto de la izquierda a tener la grandeza que se necesita para poner por delante los intereses de los trabajadores y el pueblo porque si la Izquierda al Frente y el Frente de Izquierda se unieran, en este país la izquierda sería una sensación y estaríamos al borde de provocar un batacazo político, compañeros. La negativa a la unidad puede terminar fortaleciendo a aquellos que todos decimos combatir. Por eso la Izquierda al Frente es un acuerdo entre distintos partidos que tenemos diferencias, por eso somos distintos partidos. Llamamos a discutir, no tenemos miedo a las discusiones, tenemos que aprender a convivir con matices, con diferencias y discutirlas pero por sobre todas las cosas debemos aprender a defender la unidad y por trabajar para que cada vez seamos más los que estemos unidos para dar una batalla común contra el régimen, contra la burocracia y contra todos los que nos han llevado a la actual situación. Es un compromiso nuestro, compañeros trabajar por eso.

Trabajamos también por la unidad del clasismo, porque necesitamos que de una vez por todas haya unidad del clasismo y las corrientes de izquierda también en el plano sindical para darle batalla a esta burocracia que está débil. Está débil pero que no tiene un competidor fuerte como le hace falta. Si nos unimos vamos a ver que pocos no somos, compañeros, en todos los gremios están surgiendo activistas antiburocráticos y clasistas y muchas veces se sienten solos para dar la pela contra la burocracia. Por eso repito nuestro compromiso: es la unidad lo que nos hace fuertes. Nuestro compromiso es con los trabajadores, con las mujeres, con la juventud.  […] Nosotros tenemos claras cuáles son nuestras prioridades, compañeros. Nuestras prioridades son los trabajadores, no los ricos, ni los corruptos. Nuestra prioridad son las mujeres compañeros, por eso vamos a enfrentar esta sociedad machista y patriarcal. Nuestra prioridad son los joven, por eso defendemos la educación y la universidad púbica por eso queremos trabajo genuino y estamos en contra de la precariedad laboral. Nuestra prioridad, compañeros, es el medioambiente, ¡no a la contaminación de las corporaciones! Nuestra prioridad son los de abajo y vamos a enfrentar con todas nuestras armas a los de arriba, no le tenemos miedo a la represión. Este gobierno es débil compañeros no nos dejemos engañar por lo que dicen los medios, compañeros. Y si salimos todos a pelear porque Izquierda al Frente crezca, y si Izquierda al Frente crece, vamos a estar mucho más cerca compañeros el futuro que todos soñamos, un futuro sin explotación, sin opresión, un futuro socialista compañeros

¡Viva la Izquierda al Frente!

¡Viva los compañeros del nuevo MÁS!

¡Viva los compañeros del MST!

¡Viva el Primero de Mayo!

¡Viva el Día Internacional de los trabajadores!

  • Publicaciones de la corriente SoB

  • Elaboraciones estratégicas de la corriente SoB