Por ¡Ya Basta! Nordeste, SoB 439, 14/9/17

Categoría: Paraguay Etiquetas:

Lecciones para continuar en pie de lucha

Como ocurre anualmente desde el 2015, se sucedió una nueva movilización nacional de estudiantes públicos y privados el pasado 29 de agosto en Asunción, rondando una participación cercana a los 10 mil estudiantes. Las principales reivindicaciones planteadas fueron: aumento del presupuesto nacional destinado a educación, que incluya presupuesto específico para escuelas técnicas, presupuesto para infraestructura y la implementación de una política alimentaria nacional. El gobierno de Cartes optó por negar los reclamos de los estudiantes, pero la realidad volvió a poner las cosas es su lugar. Es que el día martes 5, se cae parte del techo en dos colegios el Nacional San Lorenzo y el Espíndola, demostrando el real estado de la educación en Paraguay y generando la reacción del movimiento estudiantil secundario y su federación (Fenaes) que mediante la discusión en asambleas lograron poner en pie un proceso de tomas que en un día ya contaba con 6 colegios de la capital siendo ocupados y planteando un plan de lucha para alcanzar sus objetivos.

El gobierno de Cartes, en boca de su ministro de Educación Riera, levantó una campaña de desprestigio contra los estudiantes, acusándolos de revoltosos y llamando “a mirar tranquilos el partido de la selección nacional”, sumado a un intento reaccionario de amedrentar mediante provocadores disfrazados de “comisión de padres” buscando quebrar las tomas. Dicha medida surte el efecto de polarizar y generar miedo en un sector del estudiantado y la población, sin embargo, no quiebra el movimiento que logró transitar el fin de semana y llegar al lunes para arrancarle una reunión a la ministra de hacienda, obteniendo allí un compromiso firmado de aumento del presupuesto educativo para aplicarse en el presupuesto nacional 2018.

Desde ya que es un triunfo, pero no se debe depositar ninguna confianza en las promesas del gobierno que día a día intenta avanzar con medidas reaccionarias. La principal lección es la fuerza del movimiento estudiantil organizado mediante asambleas, espacios de base y medidas de lucha activas. Solo así se podrá efectivizar dicho compromiso y avanzar en el camino de nuevas conquistas. Es necesario superar los límites que han quedado planteados, ir por más sectores que se sumen a las medidas, no solo estudiantiles sino también de trabajadores y campesinos en pos de derrotar las medidas antipopulares que intenten implementar. Saludamos esta gran experiencia y acumulación que transita la juventud paraguaya.

  • Publicaciones de la corriente SoB

  • Elaboraciones estratégicas de la corriente SoB