Por Marina H., 22/2/18

Categoría: Medio Oriente Etiquetas: , ,

Palestina

“Simplemente queremos vivir en libertad”

El martes13 de febrero comenzó el juicio contra la joven palestina Ahed Tamimi, acusada por resistir la ocupación sionista. Acusada junto con su madre y su prima, Ahed está imputada de 12 delitos, entre ellos, “incitación a la violencia” y obstrucción de las funciones de un soldado israelí, por lo que buscan aplicarle una pena ejemplar de hasta 10 años de cárcel.

El juicio ya fue postergado en reiteradas ocasiones, manteniéndola en una celda de aislamiento, al igual que su madre Nariman.

El primer día del juicio, la joven fue ingresada violentamente a la sala, esposada de pies y manos. Frente a la reacción de los y las periodistas que intentaron capturar en imágenes el momento en que un soldado tironeaba de las esposas que sujetaban a Ahed, el juez de la Corte militar rápidamente desalojó la sala, haciendo retirar tanto a periodistas como familiares y amigos.

Con un falso argumento de querer “proteger la intimidad de la menor”, el Juez militar demostró la necesidad del Estado de Israel de ocultar a la comunidad internacional, la aberración de querer condenar a una mujer de tan sólo 17 años, a 10 años de cárcel por haber abofeteado a un soldado armado hasta los dientes.

Ahed enfrenta un juicio en un Tribunal Militar; una de las tantas expresiones de la opresión a la que son sometidos los y las palestinas por el Estado Israelí. Allí conviven dos sistemas legales: uno civil, que sólo se aplica para los colonos, y un sistema militar, mucho más duro, donde los delitos son severamente penados, con el que se juzga a los y las habitantes palestinas.

La abogada de Tamimi, Gaby Lasky, se pronunció por la ilegalidad del juicio contra la joven, considerando que la ocupación sionista sobre el territorio Palestino es ilegal, y por tanto nadie puede ser juzgado por un Tribunal Militar. “El control israelí de los territorios palestinos constituye una ocupación ilegal”, lo que pone en cuestión la jurisdicción y la legitimidad de una Corte de justicia militar que no debería juzgar a civiles y menores palestinos.

El juicio continuará el próximo11 de marzo y se va a desarrollar a puertas cerradas. Mientras tanto, Ahed y Nariman seguirán recluidas en aislamiento. La campaña por la libertad de las mujeres Tamimi sigue en pie, como así la lucha y resistencia del pueblo palestino por su liberación; así lo dijo Nour, prima de Ahed, en una carta reciente: “Como todas las personas quieren, nosotros simplemente queremos vivir en Libertad”.

Libertad para Ahed Tamimi y todos los niños y niñas presas por luchar contra el Estado sionista de Israel.

Viva Palestina Libre, capital Jerusalén!

Abajo el régimen de ocupación sionista!

Marina H.

  • Publicaciones de la corriente SoB

  • Elaboraciones estratégicas de la corriente SoB