Por Pablo Pérez. IzquierdaWeb, 14/11/18

Categoría: Asia Pacífico Etiquetas: , ,

China

El gobierno detiene a estudiantes marxistas y activistas obreros

Por Pablo Pérez

Ya son más de diez los estudiantes universitarios detenidos por el gobierno chino por solidarizarse con los trabajadores de la empresa Jasic ubicada en Shenzen, empresa que produce maquinaria para soldar. Así lo denuncia el Grupo de Solidaridad de los Trabajadores de dicha fábrica.

Los activistas estudiantiles marxistas.

El viernes pasado nueve estudiantes fueron detenidos en sus domicilios y tres más el domingo. Son de puntos tan diversos como Beijing, Shanghái, Guangzhou y Zhenzhen. Esta persecución se enmarca en los más de treinta trabajadores de JASIC detenidos en julio pasado y, más en general, en un duro ataque a estudiantes y trabajadores que se organizan de manera independiente del Partido Comunista Chino.

En su mayoría, los estudiantes pertenecen a la Universidad de Beijing y son parte de Sociedad Marxista, un grupo marxista leninista que viene desarrollando una política de solidaridad con los trabajadores llevando adelante iniciativas como el apoyo activo a la pelea de los obreros de Jasic que luchan por sindicalizarse y a mineros que reclamaban compensaciones por enfermedad.

Como respuesta al crecimiento y la radicalización del grupo, el gobierno lleva adelante una abierta persecución política a los estudiantes y a los trabajadores que se organizan. Zhang Shengye, recién graduado en medicina en la universidad de la capital china, se ha convertido en el caso más paradigmático de las detenciones por encontrarse aun desaparecido luego de ser detenido por un grupo encapuchado sin identificación.  Es un claro ejemplo también de cómo los nuevos grupos marxistas en China toman en sus manos los movimientos de vanguardia mundial, como el movimiento de mujeres. Zhang fue detenido por impulsar la campaña por la liberación de Yue Xin, activista del feminista Me Too. El gobierno ya había detenido a decenas de trabajadores de la empresa JASIC por intentar sindicalizarse. Y ahora arremete contra los estudiantes que se solidarizan con su lucha.

El gobierno de Xi Jinping pretende encarcelar a todo aquel que levante la cabeza ya sea trabajador o estudiante y cercena la libertad política incluso hacia el interior de las Universidades. Pese a su ritual “comunista” y su reivindicación a Marx, el PC Chino en su condición de partido burocrático capitalista no puede más que ver con temor el incipiente renacimiento del marxismo en el gigante asiático y posicionarse como enemigo del mismo.

Es habitual el ataque del gobierno a los trabajadores que luchan por sindicalizarse para pelear de conjunto contra las inhumanas condiciones laborales. Pero ahora el gobierno extiende la persecución a los estudiantes que, de manera incipiente pero creciente, comienzan a tender lazos con el movimiento obrero.

Es urgente y necesaria la libertad de los detenidos y el cese de la persecución política. El próximo 30 de noviembre cuando inicie el G20 en Argentina, el reclamo por la libertad de los estudiantes detenidos y en contra de la persecución política en fábricas y universidades chinas será otra de las razones por las que se manifestará el rechazo a la cumbre capitalista en contra de los trabajadores, las mujeres y la juventud, expresando la solidaridad internacional con la lucha de los obreros y estudiantes del gigante asiático.

Es de suma importancia para toda la militancia de izquierda poner el ojo atento en China: estamos presenciando un muy incipiente renacer del movimiento obrero del país más grande del mundo. Y junto con las organizaciones independientes de los trabajadores, renace su necesaria compañía: el marxismo.

  • Publicaciones de la corriente SoB

  • Elaboraciones estratégicas de la corriente SoB