Categoría: Francia Etiquetas:

IzquierdaWeb, 18/12/18


El martes 18 se desarrolló una movilización de miles para reclamar la apertura de las fronteras y el fin de la política xenófoba de los gobiernos europeos. La convocatoria fue organizada por decenas de colectivos, sindicatos y asociaciones de los “sin papeles” con la solidaridad de miles de franceses.

La solidaridad con los inmigrantes – que escapan de la guerra, las catástrofes sociales, del hambre- es una de las cuestiones más candentes de la Europa de hoy. La lucha política contra la xenofobia y, en general, las políticas reaccionarias de los capitalistas europeos se puso contundentemente a la orden del día. Se siente en las calles de Francia, Bélgica, Inglaterra, etc., la creciente polarización entre los sectores populares, juveniles y de mujeres, que confrontan con el ajuste y la reacción, por un lado; y los grupos fascistoides que tratan de convertir a los inmigrantes en chivos expiatorios, cebados por los gobiernos, por el otro.

El movimiento de los chalecos amarillos se ha convertido en símbolo de pelea para amplios sectores, cruzando las fronteras. Hasta el momento, no se han verificado en la realidad los temores de que esta pelea sea capitalizada por la extrema derecha de Le Pen sino que, por el contrario, se ha convertido en canal de expresión de la bronca de los de abajo y a través suyo es que trabajadores y estudiantes han logrado poner sus propias reivindicaciones en la escena. Como parte de eso, los movimientos sociales y de inmigrantes están logrando expresar de forma contundente en la calle el repudio a la reacción antiinmigrante y la xenofobia gobernante de Europa.

La causa de los inmigrantes, la exigencia de la apertura de las fronteras, es en esta movilización también parte de la causa del movimiento estudiantil. El gobierno de Macron ha anunciado el aumento de las matrículas universitarias a extranjeros no europeos. La pelea contra la xenofobia es entonces ahora también una fuerte lucha dentro del movimiento estudiantil parisino.