Categoría: América Latina, Costa Rica Etiquetas: , , , , ,

Por la Refundación del Movimiento Estudiantil

Por Sthefanny Jara Zúñiga

Este nuevo siglo inició en el país con luchas que hicieron converger tanto al movimiento estudiantil como a la clase trabajadora, entre las más emblemáticas se encuentran las gestadas contra El Combo ICE, Riteve y el TLC. Sin embargo, con la ruptura del bipartidismo y la llegada del PAC a la Presidencia se dio un retroceso de la vanguardia estudiantil, esto debido a una primera administración del PAC que se perfiló como progresista, con un discurso centrista y conciliador, además de tener un gabinete con representantes directos del sector académico. Esto caló dentro de las universidades creando un clima de pasividad, la cual prosigue a pesar de que Carlos Alvarado demuestra, una y otra vez, que labora directamente en función de las élites burguesas, el bipartidismo y el imperialismo.

Se debe aclarar que el retroceso no sucede mecánicamente por tener a dicho partido en la presidencia, hay otros factores que influyen sobre la (des-)organización del movimiento estudiantil, entre ellos se encuentra la dirección de la FEUCR por parte de dos partidos oficialistas: PROGRE, la juventud del PAC y Alternativa,  la juventud del Frente Amplio (partido reformista que hace seguidismo a los gobiernos del PAC, incluso sumando a Patricia Mora como ministra del actual gabinete). Estas corrientes adoptan posturas complacientes  con los gobiernos del PAC, lo que contribuyó con el proceso de burocratización dentro de las estructuras estudiantiles, entorpeciendo tanto la organización como las acciones de lucha contra los ataques del gobierno; lo que a su vez se manifiesta en la desmovilización del movimiento estudiantil  para luchar por la defensa de la educación pública, por los derechos democráticos y junto a la clase trabajadora.

Lo anterior  suma a la construcción de la apatía y despolitización que se evidencia tanto en la aversión hacia las estructuras organizativas como hacia los temas de política nacional, verbigracia de ello la casi nula movilización contra el pasado Plan Fiscal –salvo ciertas Sedes y Recintos donde sí se luchó junto a la clase trabajadora – lo cual, al final, contribuyó con la pérdida de la huelga. Este fenómeno facilita que se dé un detrimento en las condiciones de estudio, véase por ejemplo la falta de cupos, insuficiencia de las becas, las deficiencias en infraestructura -principalmente en Sedes y Recintos-, entre otras; todo esto sin que se presente una respuesta organizada desde el estudiantado.

Todo el contexto anterior evidencia lo que caracterizamos como un recomienzo histórico de la lucha de clases, ya que los nuevos movimientos se desarrollan en medio de una discontinuidad con lo aprehendido históricamente, los sectores que se suman a las luchas generalmente son muy jóvenes (y para el caso estudiantil en Costa Rica de momento muy pequeños) y sin una acumulación de experiencia.

Por lo anterior desde ¡Ya Basta! consideramos necesario refundar y re-politizar el movimiento estudiantil, lo cual proponemos hacerlo planteando una corriente estudiantil que sea anticapitalista, ecologista y feminista, lo cual explicamos a continuación.

Anticapitalista

Luego de la crisis económica capitalista del 2008, los Estados se enfocaron en aprobar políticas en detrimento de la calidad de vida de la juventud, la clase trabajadora y las mujeres. Por ejemplo, en los fondos de pensiones se aumenta la edad de jubilación, se reducen los salarios y aumenta el desempleo, entre otros ataques que afectan a la clase trabajadora.

A causa de estos ataques el sistema capitalista comenzó a ser altamente cuestionado desde abajo, la juventud, el movimiento de mujeres y la clase trabajadora; transformándose en luchas como las de los chalecos amarillos, la clase obrera en Argentina, India, o Haití, entre otros.

En Costa Rica presenciamos cómo se gobierna en beneficio de los de arriba a costa de los de abajo. Representativo de ello es el ya aprobado plan fiscal, el cuál recarga la crisis sobre los sectores más empobrecidos, mientras les da beneficios a las grandes compañías transnacionales. O con la recién abierta terminal APM Terminals que desencadenó una crisis de desempleo en Limón. En cuanto a la juventud, el mismo sistema dificulta su ingreso a la fuerza laboral: según el INEC para el IV trimestre un 42% del total de la población desempleada tenía entre 15 y 24 años.

Lo anterior denota que el capitalismo no le ofrece ninguna perspectiva esperanzadora a la juventud, pues es un sistema organizado en función de los intereses de los de arriba. Es necesario organizarnos y luchar contra este sistema, para que los ricos paguen la crisis capitalista que ellos provocaron. Desde ¡Ya Basta! planeamos que la sociedad debe organizarse en favor de las grandes mayorías de los de abajo: la clase trabajadora, las mujeres y la juventud.

Ecologista

Esa misma barbarie capitalista, junto al cortoplacismo neoliberal, explotan los recursos naturales exhaustivamente hasta ocasionar graves daños al medio ambiente, ponen en la primera línea de afectación a los sectores más empobrecidos del tercer mundo o las semicolonias. A esto se le suman líderes como Trump o Bolsonaro que niegan el cambio climático con tal de favorecer los intereses de las petroleras y explotan el Amazonas, respectivamente.

A nivel nacional, existe una crisis en cuanto al acceso al agua; en parte por la contaminación producida por las empresas productoras de monocultivos, por los grandes hoteles y campos de golf y, ante lo cual el gobierno plantea proyectos barbáricos como PAACUME que destruiría una zona protegida internacionalmente. Por otra parte,  en otras zonas del país se quiere sobre explotar los ríos para construir más represas, las cuales son totalmente innecesarias debido a que actualmente se produce, incluso, más electricidad de la requerida, mientras tanto las comunidades o no reciben agua del todo o tienen cortes por más de 12 horas.

Lo anterior materializa la frase “Socialismo o Barbarie”: el sistema capitalista nos está llevando a la extinción y el socialismo plantea un mundo en el cual podemos desarrollarnos tomando en cuenta los ecosistemas y sus necesidades.

Feminista 

En los últimos años el movimiento de mujeres creció enormemente, llegando a constituir grandes redes internacionales y consolidándose como una de las vanguardias más dinámicas de la actualidad. El desarrollo de movimientos como el “me too”, Ni Una Menos o el movimiento por el aborto legal, seguro y gratuito, están instalados en el debate internacional.

A nivel nacional la lucha por la norma técnica para el aborto impune (que tenga los más altos estándares en derechos humanos), por el aborto legal seguro y gratuito y contra el incremento en los feminicidios, propician grandes manifestaciones como las vistas durante el 8 de marzo. Sin embargo, el dinamismo del movimiento no implica un compromiso del Gobierno, que simplemente se presentó en la campaña electoral como defensor de los derechos de las mujeres para obtener votos y no tiene un interés real por garantizarlos ahora que es gobierno (más bien los usa como moneda de cambio en sus acuerdos con los partidos conservadores).

Mientras tanto, a nivel universitario uno de los principales problemas radica en el acoso, esto se agrava en Sedes y Recintos ya que, en primer lugar allí se envía a quién es sancionado en la sede central y, en segundo lugar, las alumnas para interponer una denuncia deben trasladarse hasta el CIEM de la sede central, algo que es imposible para muchas por distintos factores -principalmente económicos.

Por todo lo anterior desde ¡Ya Basta! planteamos organizar una vanguardia con un proyecto anticapitalista, ecologista y feminista. Porque si hay algo seguro es que el capitalismo no va más. ¡Súmate a Ya Basta para construir un movimiento estudiantil anticapitalista, feminista y ecologista!