Categoría: Costa Rica Etiquetas: , , , , ,

Por Johan Madriz

Al transitar un momento en que la burguesía cierra filas en sus ataques a las conquistas y condiciones de vida de la clase trabajadora, para que sean los salarios los que soporten la carga de pagar la crisis fiscal y que las ganancias empresarias se mantengan intactas, es necesario que la izquierda asuma consecuentemente su papel de oposición, de ahí la siguiente critica a José María Villalta diputado del Frente Amplio (FA).

La unidad burguesa señalada anteriormente se expresa en la facilidad con que se aprueban proyectos anti obreros –como el Plan Fiscal– en la Asamblea Legislativa y la obediencia ciega y sumisa del Ejecutivo a las órdenes dictadas por la OCDE y los organismos financieros  internacionales para uniformar las políticas públicas del país con los estándares capitalistas mundiales.

En medio de una coyuntura girada a la derecha, y como consecuencia de la despolitización que significó el primer gobierno PAC, la clase trabajadora y los sectores explotados y oprimidos se encuentran desligados, confundidos e intimidados por los continuos ataques y el empeoramiento de la situación en el país producto de los aumentos de precios, el alza de impuestos y un desempleo galopante.

En este caos, la izquierda debe tener un papel clarificador y dinámico. Una de las tareas más importantes de los militantes socialistas es contribuir en el desarrollo de la conciencia de la clase obrera develando la podredumbre del Estado burgués, sus instituciones y representantes. En el caso de nuestro país esta tarea debería ser asumida por el Frente Amplio, al ser el referente de sectores amplios de izquierda y tener presencia en la Asamblea Legislativa, sin embargo, una serie de vicios teórico-políticos que hacen a su proyecto reformista y la participación en el gobierno PAC-PUSC han dispuesto que no sea así.

Así, el FA en lugar de mostrarse como una oposición seria, sistemática y coherente con los principios socialistas (que dice su estatuto defienden) mal educa en confiar en el gobierno y en la institucionalidad. Rosa Luxemburgo en Reforma o Revolución recuerda que “la actividad socialista en el parlamento cumple su objetivo más importante, la educación de la clase obrera, a través de la crítica sistemática del partido dominante y de su política […]. Por lo tanto, la oposición principista al partido dominante se convierte, para todo partido de oposición, y sobre todo para el socialista, en el único método viable para lograr resultados prácticos”[i].

Actualmente con su único diputado el FA se conduce como una “oposición responsable” que en los hechos significa renunciar a su papel de voz férrea de los de abajo para proponer reformas que sean potables en el lobby con los partidos burgueses. Así, tampoco dan la pelea a fondo en contra de los ataques del gobierno y se escudan únicamente en la actividad legislativa reglamentaria, sin ser un punto de apoyo real para el desarrollo de las luchas y definir un plan de acción para derrotar la avanzada neoliberal.

En lugar de eso Villalta tiene una concepción de oposición que “no necesariamente pasa por votar a favor o en contra de un proyecto, sino hacerle un equilibrio a un gobierno que actúa como si no hubiera oposición en la Asamblea” e indica que otros  “equivocan el camino, al personalizar la lucha contra un diputado, fracción o partido político”[ii].

En conclusión, para el diputado que dice ser la verdadera y única oposición en el Congreso su tarea no consiste en ser una traba sistemática al desarrollo del quehacer burgués en ese poder ni en apuntar a los partidos patronales (de gobierno u oposición) como parte de los enemigos de la clase obrera que, con sus discursos, actuaciones y votos, continúan consolidando los privilegios de los más ricos.

Por eso es necesario una nueva alternativa de izquierda que represente a la clase trabajadora, las mujeres y la juventud con propuestas anti capitalistas, feministas y ecologistas que pongan en cuestión el modelo económico-social del capitalismo, el patriarcado y la democracia burguesa. Que acuerpe las luchas, en las calles y en las elecciones, de la mano de todos los sectores explotados y oprimidos para traerse abajo este Estado de los de arriba. Esta es la perspectiva que el Nuevo Partido Socialista (NPS) plantea para organizar y luchar contra el ajuste.


[i] Luxemburgo, Rosa. Reforma o Revolución. Recuperado de https://www.marxists.org/espanol/luxem/01Reformaorevolucion_0.pdf

[ii] Sequeira, Aarón. (2019). 20 diputados conforman bloque de férrea oposición al Gobierno. Costa Rica. Recuperado de https://www.nacion.com/el-pais/politica/20-diputados-conforman-bloque-de-ferrea-oposicion/GJQIFJGCGZHTJIVKRPKA5UP5RM/story/