Categoría: Costa Rica Etiquetas: , , , ,

Por Graciela Mora Padilla

Hoy, tras una serie de allanamientos, fueron arrestados tres venezolanos y dos costarricenses propietarios de fincas lecheras en el cantón de Coronado, sospechosos de secuestrar peones y ejercer sobre ellos actos de tortura. Hasta el momento se identifican ocho casos, uno de ellos se identifica como exgobernador venezolano del Estado de Guárico, Eduardo Manuitt Carpio,  quien llegó al país hace 10 años al ser acusado de un aparente robo de $105.581. Los otros dos venezolanos fueron identificados como Carlos Manuitt Morado y Alberto Martínez Camero. Mientras que los costarricenses fueron identificados como Juan Aguilar Aguirre y José Francisco Villalobos Montero.

En el mes de abril, los finqueros fueron en busca de los peones a quienes sacaron de sus viviendas, los amarraron, torturaron y lesionaron con la pretensión de que revelaran el nombre de quién o quiénes habían sido los responsables del robo de ganado en sus fincas.

Denunciamos estos hechos reprochables, los cuales evidencia el desprecio de la burguesía y los terratenientes hacia los trabajadores, a grado tal que consideran legítimo denigrar, humillar y torturar a los peones, al estilo de un señor feudal con sus siervos. Esto es un ejemplo más de la dictadura de las patronales en la empresa privada donde las leyes laborales no pasan la puerta de la fábrica o las plantaciones. 

Las patronales no solo se enriquecen con la tierra, a partir de la propiedad privada, se adueñan de los medios de producción, del trabajo y del trabajador, además, ejercen acciones brutales contra su físico, violentando el espacio “privado” del peón con tal de “proteger” su propiedad.

Una dictadura patronal, que en muchos ámbitos el Estado respalda con sus leyes, en protección de los que más tienen y en contra de la clase trabajadora, tomándoles como minoría e inferioridad, cerrando las puertas a cualquier tipo de protesta y jugando con su hambre.

Exigimos que esta violencia patronal no quede impune, que se haga justicia a favor de la clase trabajadora y recalcamos la necesidad de la organización de la clase trabajadora en unidad para defender nuestros derechos, en contra de toda dictadura patronal y el sistema que los avala.