Categoría: Costa Rica Etiquetas: , , , , , ,

Por Johan Madriz

Los indicadores económicos del país no son nada halagüeños y es notoria una desaceleración del crecimiento de la economía. Esta situación, que ya muestra sus efectos, agravaría aún más la situación fiscal del país debido a la dependencia de los flujos comerciales externos y de la inyección de capital extranjero para el desarrollo económico nacional.

El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) tiene 36 meses (desde abril de 2016) de reportar graficas negativas y los datos del Banco Central (BCCR) para abril indican que llegó al 1.6%, el punto más bajo en toda la serie. Asimismo, en la última revisión del programa macroeconómico se redujo el crecimiento esperado para este año al 2.22% (del 3.20% estimado en enero). Este es el peor dato de crecimiento desde el 2009 año marcado por el impacto de la crisis económica mundial. Para el 2020 la proyección pasó de 3% a 2.6%.

Varios factores explican esto. A nivel externo se puede señalar la guerra comercial entre Estados Unidos y China, el aumento en el precio de materias primas como el petróleo y la caída en la demanda externa de productos agrícolas. “El crecimiento económico mundial se ha restablecido con lentitud después de una recesión profunda, y apenas a inicios de 2018 comenzó una expansión internacional coordinada. Sin embargo, en meses recientes, el progreso ha mostrado grietas, con el desplome de los flujos comerciales y la caída de los índices de manufactura desde Asia hasta Europa”[i].

Por el lado interno se puede señalar la aprobación del Plan Fiscal como un ralentizador del consumo interno que se agrava con el alto desempleo. La burguesía anunció esta ley como la solución a los problemas fiscales al reducir el gasto público e incrementar la recaudación tributaria, lo que le enviaría señales positivas a los inversionistas para que recobraran la confianza en el país y comenzara la lluvia de inversiones que llevarían no solo a mejorar la balanza financiera sino también hacia el crecimiento económico. Por el contrario, esta ley de ajuste, está siendo uno de los generadores directos de la caída en el consumo, elemento esencial para el desarrollo de la economía.

El crecimiento del país, medido por el PIB, tiene años oscilando entre 2% y 3% anual, lo cual se considera estancamiento económico, es una evolución natural, vegetativa, sin incorporar grandes masas de nuevos valores y capitales. Es latente el riesgo de que se pase de un estancamiento a una recesión. Esto estaría condicionado a la caída de tres factores: el empleo, el monetario y la producción. Todos en niveles alarmantes.

La incapacidad de generación de empleo es uno de los elementos que más preocupación generan y tiene que ver con la matriz productiva que tiene un desacople entre el modelo de economía de servicios impulsado en los últimos años y la vieja economía ligada a la agricultura, el comercio y la manufactura local. El desempleo llega al 12% y el empleo informal es del 46.1%. Así, aunque el número de personas empleadas aumentó esto responde a empleos en tiempos parciales, condiciones informales y los puestos de “economía colaborativa” tipo Uber.

La previsión de la inflación se mantiene a niveles bajos de 3% ± 1 punto, lo que debería propiciar el crecimiento. Sin embargo, el estancamiento se prolonga debido a una disminución de la demanda interna, una baja en la inversión privada de construcción, la desaceleración del crédito y el alto desempleo. “La ECE [Encuesta Continua de Empleo] también muestra una reducción del ingreso promedio de los trabajadores, lo cual se traduce en menores niveles de consumo que, a su vez, desacelera aún más la economía”[ii].

Los montos que los hogares destinan a ahorros o consumo pasaron de crecer a un ritmo de 2.54% en el primer trimestre de 2017 a 1.95% en el mismo periodo de este año. Situación que no se presentaba desde 2004.

Por otro lado, tres de las principales actividades productivas del país se encuentran en depresión y el resto se desaceleran rápidamente. La agricultura, el comercio y la construcción tienen nueve, siete y tres meses en cifras negativas respectivamente. Estas actividades junto a la extracción de minas y canteras (también en negativo) representan el 37% de la población ocupada.

Esto hace a los problemas estructurales del modelo de desarrollo capitalista y la irracionalidad productiva con que se organiza el país que está en función de los de arriba: los empresarios, exportadores y banqueros. Las supuestas soluciones que ha esgrimido la burguesía van en un sentido: resguardar sus inversiones y ganancias, aunque esto suponga una contracción de la economía producto de la confiscación de una mayor parte del salario para pagar el servicio de la deuda, con lo cual se retrae el consumo y la recaudación tributaria, reproduciendo así el ciclo de crisis fiscal.

Luis Liberman, ficha prominente de la burguesía, lo confirma desde su óptica burguesa: “la gente gasta menos, los empresarios no invierten fuera de zonas francas, las construcciones se están parando. La inestabilidad social creada por la falta de crecimiento nos llevará a estar para rato de pena”[iii].

Es así que la solución debe venir por el lado de gravar los grandes capitales para que sean los empresarios, que con sus negocios provocaron la crisis, los que paguen. Pero también es urgente un plan de reactivación económica para generar empleos y erradicar la pobreza. En ese sentido, planteamos un plan de obras públicas a cargo del MOPT y el ICE que solucione los problemas de infraestructura y vivienda, generando empleos y potenciando la productividad nacional. En sintonía, hay que plantear el no pago de la deuda que consume la mayor parte del presupuesto para enriquecer las cuentas de banqueros y empresarios.


[i] https://www.nytimes.com/es/2019/07/11/recesion-mundial-bancos-centrales/?fbclid=IwAR0Cn2ZV9KLlY7Ht1Qo16Q1LKJ-hq_UQsNCPEDzZCUQpxhUem2GbXqk1ng0

[ii] https://www.elfinancierocr.com/opinion/editorial-desaceleracion-de-la-economia-y-el/U7PN7GDOGZCQJD6Y25WKQYW33Q/story/

[iii] https://www.elfinancierocr.com/finanzas/recesion-se-asoma-en-tres-de-las-actividades/2JLGF6KPHRDSLPQZZPOMB2HF3U/story/