Categoría: Sin categoría Etiquetas: ,

.

Por Francisco Tanoira, Socialismo o Barbarie, 27/08/2015

Aún no está totalmente saldada a nivel mundial la discusión sobre si hemos salido o no de la Gran Recesión que comenzó entre los años 2007 y 2008 (crisis financiera de las subprime).

Sin embargo, una serie de terremotos bursátiles están sacudiendo al mundo con epicentro en Asia pero más agudamente en China.

Ya hemos tenido un Viernes Negro y un Lunes Negro y, al momento de escribir este artículo (25/08), las turbulencias en Asia no cesan.

Para coronar la situación de debacle general, el Dow Jones (índice bursátil yanqui) se encuentra negativo por séptimo día consecutivo.

¿Cuál ha sido el hecho desencadenante de toda esta situación?: la devaluación del yuan, producto de la caída de las exportaciones de China, la llamada fábrica del mundo.

Si analizamos la coyuntura del 2007/08 y la actual, nos encontramos con algunas diferencias que conviene resaltar.

En el 2007/08 una crisis financiera de insolvencia desencadenó una crisis en la economía real a nivel mundial en el corazón del sistema capitalista.

En esa crisis un fenómeno que medió y, en un cierto modo, atenuó sus efectos fue el papel que jugaron los países emergentes, en primer lugar los BRICS.[1]

Frente a las atascadas y desfallecientes economías de EEUU, la UE y Japón actuaron como una contra tendencia que evitó que colapsara el comercio mundial.

Todo este proceso tuvo como cabeza a China y la India como demandantes de materias primas (commodities). Así, se  configuró una economía mundial de “dos velocidades” (teoría del desacople).

Veamos esto más de cerca. Hoy ha quedado palmariamente demostrado que EEUU no puede ser la locomotora de ningún proceso económico mundial.

Su economía se está recuperando a los tumbos, la mitad de sus trabajadores cobra el salario mínimo 7.25 U$A por hora, y en algunos estados aún por debajo de esta cifra. EEUU todavía está fuertemente endeudado pero el dólar está muy fortalecido, hecho que encarece sus exportaciones. Europa se arrastra y Japón, por enésima vez en los últimos 25 años, ha entrado en recesión.[2]

Por el lado de China tenemos que los viejos motores de su economía ya no funcionarán como antes.

Durante años ha crecido a una media del 10,3% anual, correspondiendo un 3% de este crecimiento a infraestructura, por lo que hoy tiene exceso de capacidad. Otro 3% se debía a las exportaciones, pero ahora han perdido competitividad. Y un 1%, a una demanda de vivienda que ya no existe.

China está en un momento de transición y eso afecta a todo el mundo. Es lo que vemos reflejado en el pinchazo de la burbuja de las materias primas y de la debilidad de los países que exportan a China.

El gran país asiático enfrenta un trasplante de corazón. Es una operación seria que exige una gestión capacitada de la misma.[3]

Los precios de las commodities están en su nivel más bajo en trece años y es muy difícil que se recuperen en los próximos años.[4]   (4)

Históricamente la desocupación en China ha sido oficialmente del 4%. Esto nos remite a otro problema. ¿Son confiables las estadísticas en China?

Con el frenazo que tuvo en el 2014 con la caída del 7.2% en el PBI, todo hace pensar que el proyectado para el 2015 va a estar por debajo de esa cifra.

Hay sectores que ya ostentan un 45% de capacidad ociosa y General Motors y Volks Wagen, las gigantes automotrices, han anunciado recortes de producción y de personal para sus filiales chinas, en un país donde no existe el seguro de desempleo y donde los enfrentamientos sociales son violentos.

¿Tendrá la burocracia capitalista pericia para resolver los problemas que se avecinan?

Las primeras muestras nos dejan muchísimas dudas.

Tienen a su favor amplísimas reservas en dólares y a este momento las vienen malgastando.

Queremos dejar para el final (no todo es economía en este mundo) que la situación política internacional es más inestable que en el 2008 (Brasil, Grecia, Turquía y Medio Oriente, Rusia, etc.).

No estamos afirmando que estamos entrando en una nueva crisis sino estamos remarcando que un cuerpo viejo y enfermo (como el capitalismo actual), con numerosos achaques puede entrar en una recaída y se le haría más difícil soportarla.

…………………………………………………………….

[1].- BRICS : Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica.

[2].- Wall Street Journal, 23/08/2015.

[3].- Ray Dalo, El País, 23/08/2015.

[4].- Wall Street Journal, 23/08/2015.