Por Rosi Santos y Martin Camacho - Juventud ¡Ya Basta! - Socialismo o Barbarie Brasil, 3/11/16

Categoría: América Latina Etiquetas: , , ,

Los días 8, 9 y 10 de noviembre se llevará a cabo la elección anual para Director del Directorio Central de Estudiantes Libre de la Universidad de Sao Paulo «Alexandre Vannucch Leme» (DCE libre de la USP). Es la segunda vez en el año en la que los estudiantes somos llamados a votar por la dirección del DCE. Eso es debido a que  en el último Congreso  de Estudiantes de la USP se aprobó que a partir de 2016 la organización de la elección a la dirección será siempre al final del segundo semestre. Esta es una medida democrática importante que tiene por objeto garantizar que la elección de la dirección del órgano de gobierno de los estudiantes de la USP, se produzca a partir de una experiencia común de los estudiantes de primer año y el resto del estudiantado.

Realineamiento político al interior de la Universidad

Además de esa cuestión reglamentaria, ahora, en la segunda mitad del semestre, los estudiantes están llamados a participar en el proceso electoral en una situación marcada por una brutal ofensiva reaccionaria a nivel nacional.

Esta elección de la dirección del DCE guarda importantes diferencias con la del primer semestre de 2016, pues aquella ocurrió durante el transcurso de la ofensiva reaccionaria que se inició en 2015, en medio del proceso de destitución Dilma pero sin el péndulo político tan inclinado a la derecha como ahora. Este marco político requiere que en este proceso electoral se le dé más peso a la cuestión nacional y a la lucha contra los ataques más inmediatos del gobierno de Temer, como es el caso de la PEC 241.

La elección del segundo semestre, además de regimentalmente tener un carácter atípico, ya que es la segunda elección en el mismo año, desde el punto de vista político más general se produce después de una huelga unificada (de estudiantes, personal no docente y profesores) que no consiguió victoria para ninguno de los tres sectores – a pesar del progreso que tuvo el tema de las cuotas raciales para la admisión de estudiantes – en medio de las terribles consecuencias de la ofensiva reaccionaria posterior al Impeachment que pone en peligro las condiciones de vida, el trabajo, la vivienda y el estudio de millones de personas y derechos históricos de los trabajadores y la juventud, y da impulso a la burocracia universitaria con el fin de tomar medidas concretas en el proceso de privatización de la universidad.

Otro aspecto que cambia la rutina electoral en relación a los últimos años es la forma en que está diseñado el escenario de la disputa entre las fuerzas políticas dentro de la universidad. En general, la disputa era entre la derecha del PSDB, el oficialismo lulista y la izquierda independiente y, con mucho menos peso en el proceso, los sectores de ultraizquierda. De forma complementaria a este marco más general para las elecciones, en la elección del primer semestre, el PSTU rompió unilateralmente con las fuerzas que desde hace años tejía alianzas (en particular, las corrientes del PSOL), haciendo que la izquierda independiente quedase más fragmentada electoralmente. Por eso, a pesar de que los militantes del PT se presentaron en dos listas y la derecha se presentó de manera unificada, la situación fortaleció la sensación de que para derrotar a la derecha era necesario votar a la lista de izquierda que tenía la mejor oportunidad de ganar, lo que llevó al voto útil a la Lista Primavera (en su mayoría PSOL), lo que les permitió salir electos con un buen margen de votos.

En la elección del primer semestre, la juventud de Ya Basta! y Socialismo o Barbarie, conformamos la Lista  Novo Junho y apelamos al resto de la izquierda independiente a ir unidos con el fin de enfrentar juntos a la derecha y al oficialismo del PT. Sin embargo, la unificación de la izquierda no fue el signo político que marcó ese proceso: el PSTU se mantuvo firme en su línea sectaria en Lista separada, la Lista Primavera (conformada por el PSOL y otras fuerzas) debido a una evaluación equivocada en relación con nuestro posicionamiento político no tenía ningún acuerdo para incorporar a la Lista Novo Junho (aunque tuvo una votación importante) y las otras fuerzas de izquierda mantuvieron la misma política de composición  electoral, es decir, sectaria y guiados únicamente por la autoconstrucción.

En esta elección, tenemos sobre la mesa una situación muy diferente. En primer lugar, debido a que desde el punto de vista político nos encontramos en una situación de intensa ofensiva burguesa y los partidos que componen el pacto reaccionario salieron fortalecidos de las elecciones municipales, la izquierda en general está sorprendida por la derrota histórica del PT en las elecciones, y que la izquierda independiente, a pesar de  haber conseguido mayor proyección política en estas elecciones a través del PSOL, está fragmentada y no puede en el corto plazo ocupar el espacio dejado por el petismo o dirigir gremios o movimientos sociales de peso nacional, coyuntura que hace que la unidad en la lucha y la construcción de frentes de izquierda sean tácticas prácticamente obligatorias.

Lista Travesía: por un DCE a la altura de los desafíos que vienen

Este escenario pone más que nunca para el proceso electoral del DCE la necesidad de unificar la izquierda independiente contra el gobierno Temer, el gobierno del PSDB de Sao Paulo y la rectoría de la USP. Además del clima político general menos favorable que el del primer semestre, tenemos otros factores de riesgo que hacen que el proceso electoral este fin de año sea totalmente diferente.

Para tratar de capitalizar el sentimiento «anti golpe» entre los estudiantes, el petismo se ha unificado y la derecha del PSDB dará prioridad a la elección de los representantes de los docentes. Por otro lado, la Lista de la izquierda independiente victoriosa en el primer semestre, Lista Primavera, ha sumado a la Lista Novo Junho (Juventud de Ya Basta!, Socialismo o Barbarie y estudiantes independientes) y a la ruptura del PSTU (MAIS), formando de esta manera la Lista Travesía.

Esta unificación es fundamental para el movimiento estudiantil de USP en este momento, ya que refuerza la posición de la izquierda independiente en el movimiento estudiantil y señala para el proceso de lucha y electoral restante el camino a seguir. Pero el PSTU y otras fuerzas insisten en su sectarismo y van en listas propias, eso no consiste en novedad alguna.

En este marco electoral será sin duda con la Lista del PT con la que iremos a competir. A pesar de las derrotas políticas que el PT ha sufrido, este sector todavía tiene influencia en la universidad, puede capitalizar el sentimiento «anti golpe» (a pesar de haber entregado el gobierno sin resistencia efectiva a la coalición reaccionaria alrededor de Temer) y tiene más recursos financieros. Pero tenemos a nuestro favor una política que se pone al servicio de las bases de la movilización contra Temer, los tucanes (PSDB) y el rectorado, una marcada ética militante y el despliegue de estudiantes más grande en toda la universidad.

La victoria de nuestra Lista sería un acontecimiento importante no sólo para la lucha de los estudiantes en el marco de la USP, porque mantener la dirección de la DCE en manos de la izquierda independiente puede ser un punto de apoyo para la lucha contra los ataques reaccionarios económicos y políticos por fuera y por dentro de la universidad. Por lo tanto, para construir democráticamente la unidad en la lucha dentro y fuera de la universidad invitamos a todos y todas  a ser parte de esta campaña con el fin de elegir a la Lista Travesía como dirección de la DCE. No tenemos tiempo para Temer!