Por Carla Tog, SoB Estado Español, 27/4/17

Categoría: Debates, Estado español, Europa Etiquetas: ,

La implicación de Podemos en las elecciones francesas ha sido bastante importante en apoyo a Mélenchon, el candidato de “Francia Insumisa” a la presidencia gala. Además de sintonía política, Podemos es el espejo en el que se miró la nueva formación cuando se creó en 2016 para emular en Francia el éxito del partido morado.

Eso explica, entre otras cosas, que Iglesias se fuera el viernes hasta París para participar en el cierre de campaña de Mélenchon y que ayudase a dar el último empujón en la campaña. Así, algunas voces consultadas de Podemos recuerdan que ya hubo personas vinculadas a Francia Insumisa que estuvieron presentes en la última campaña de las generales para aprender. Al igual que ahora las hay de Podemos allí ayudando. Señalan que la colaboración se remonta tres años atrás, cuando Podemos comenzó a trabajar en el Parlamento Europeo con el Partido de Izquierda (PG), una de las fuerzas políticas que constituyen la Francia Insumisa.

Todo eso ha supuesto que la Secretaría de Internacional, dirigida por Pablo Bustinduy, y la de Europa, liderada por Miguel Urbán, tuvieran un «contacto permanente» con el partido de Mélenchon, con quien han estado «intercambiando impresiones y experiencias» de manera fluida. Sobre todo aportando la vivencia de las elecciones en España y lo que aquello supuso en comunicación o estrategia.

Tengamos en cuenta que Miguel Urbán pertenece a Anticapitalistas, el sector considerado de la izquierda de Podemos y consideramos una verdadera canallada que este sector sea parte activa y militante en el apoyo a Mélenchon. No solo por el programa que levanta Mélenchon, que como ya han explicado nuestros compañeros de Francia no constituye una solución de fondo para los trabajadores al ser su eje el de “relanzar la economía” mediante una mayor inversión, una receta clásica keynesiana, sino también la de un “proteccionismo solidario”, es decir la defensa en clave “soberanista” de los intereses del capitalismo francés. Nos parece una canallada además, porque el NPA, partido del cual Anticapitalistas forma parte en Francia, ha presentado a Phillipe Poutou como candidato propio que consideramos representaba una alternativa en defensa de los intereses de los trabajadores, una voz independiente que levantó un programa de real ruptura con el capitalismo frente a las variantes burguesas y al cual llamamos a votar.

Por esto lo consideramos una canallada el seguidismo y oportunismo de esta organización a Pablo Iglesias, cuando debería haber peleado o defendido dentro y fuera de Podemos la candidatura independiente que su partido presentó en Francia.