23/6/17

Categoría: Corriente SoB Etiquetas: ,

Celso (Fraction l’Etincelle)

“Esta guerra feliz no será la misma sin vos”

Ale, militante de una Internacional que no tiene nombre, compañero sin fronteras, amigo de discusiones sinceras y acaloradas, faltará en las reuniones por venir. No compartiremos más sus comidas simples, hechas con nada, ni sus risas cristalinas para reírnos de nosotros mismos ante la inmensidad de la tarea: no evocaremos más esos libros que debíamos escribir, esos que nos hacían sentir ínfimos, ni las preguntas acuciantes para nuestra clase, y todas las cosas hermosas de la vida que amabas tanto. Los amores imperfectos, los desastres anunciados, y las promesas lejanas de victorias nunca impidieron tu fuerza. Esta guerra feliz, este camino contra la corriente y el tiempo ya no será el mismo sin vos. No puedo aceptar el hecho de tu brutal desaparición: mi tristeza, mi bronca, hacen desaparecer la razón.

Y la dialéctica, los planes de organización, de trabajo, de implantación no me sirven para nada. Siempre tuve el eco constante y claro de tu voz en la cabeza, lo mismo que tus silencios cuando te acercabas a las ideas de otros. Apasionado, riguroso, y un poco desobediente, te plantás frente a nosotros todavía vivo y aún no como un recuerdo.

Nos conocimos hace tres años, y con una discusión de dos horas la complicidad era evidente desde el principio: tu cultura era especial e inmensa por su calidad, pasando de debates tácticos, a las luchas obreras en Argentina – sin esconder ninguna de las dificultades y resaltando los problemas-, lejos del triunfalismo tan común en nuestras filas, hasta los problemas sobre el fracaso de la Revolución de Octubre, donde encontramos sorprendentes coincidencias.

Las experiencias de la corriente Socialismo o Barbarie relanzada con casi nada, las (e)lecciones de clase sobre el terreno militante y teórico, del compromiso alrededor de la experiencia de Las Rojas, que descubrimos con mis compañeros ese fin de semana de la feria de Lutte Ouvriere de este año, que hoy parece una eternidad. Yo amaba ese choque de culturas y de prácticas entre nosotros, que veníamos de corrientes del trotskismo tan cercanas y tan lejanas a la vez. No por amor a esas discusiones sin desafíos que vos despreciabas tanto, sino por las que dejaban ver un futuro posible. Esta exigencia no morirá con tu partida. Vos eras el que fuiste gracias a tu familia, a tus compañeros del Nuevo MAS, que supieron revelar lo mejor de vos mismo: y nosotros tuvimos la suerte inmensa de haberte conocido, a vos que supiste bien seguido trastocar nuestras certezas, animar nuestras esperanzas en momentos de grandes dudas.

Te digo hasta pronto Alejandro, y no adiós. Te voy a reencontrar, hermano, en las palabras, las miradas y las luchas de esos jóvenes de Shangai, Nueva York, de Córdoba y de los barrios sin nombre de Lagos o de Téhéran. En sus risas y en sus dudas, ellos tendrán tu alegría de vivir, tu humor, tu paciencia y tu energía. Lo mejor de vos vivirá en nosotros, sin concesiones y sin amargura, y vas a estar ahí en el momento en que la vida se acelere, los años se conviertan en días, y los días en segundos, en el nacimiento de un Mundo Nuevo.


El comité NPA de la Universidad de Nanterre.

“Nos aportó muchísimo en el plano político y humano”

Es con tremendo pesar que nos enteramos del fallecimiento, la mañana del martes 20 de junio, de nuestro compañero Alejandro, militante de la juventud del NPA desde 2013 dentro del comité de la Universidad de Nanterre.

Alejandro era un militante activo y convencido, consagrado a la causa revolucionaria. Forjado en su experiencia en Argentina, enriqueció nuestra actividad con sus conocimientos, su convicción y su motivación sin falla.

Alejandro estuvo particularmente implicado en la movilización contra la Reforma Laboral del año pasado. Participó a tiempo completo en la construcción de la lucha del movimiento estudiantil y su alianza con los sectores obreros, dotado de una convicción absoluta en la lucha de clases.

Por su militancia estudiantil, jugó un papel motor en la masificación del movimiento. Sin embargo, la creciente represión y el Estado de urgencia lo obligaron a no poder participar puntualmente en algunas manifestaciones por su situación como estudiante extranjero. Estos obstáculos no lograron frenar su determinación y entusiasmo.

Alejandro fue un camarada benévolo, siempre listo a dar una mano. Fue el militante que, un día de movilización donde la lluvia parisina no nos perdonó, se vino con cantidades de medias secas. Su generosidad y bondad hicieron de él alguien particularmente apreciado por todos los que lo conocían, los estudiantes al igual que los trabajadores de la universidad y también dentro del NPA.

Sus convicciones políticas se expresaban en sus exitosos estudios. Así dedicó sus investigaciones universitarias al NPA y al Nuevo MAS.

Además de sus capacidades como militante, Alejandro fue una persona atenta, graciosa y siempre sonriente, buscando a transmitir su buen humor a su entorno.

Nos aportó muchísimo, ya sea en el plano político como en lo humano, lo que hace su pérdida todavía más dolorosa.

Un homenaje a Alejandro será organizado el lunes a la 1 p.m. en la Universidad en conjunto con sus amigos, compañeros de lucha y profesores.

Alejandro quedará para siempre en nuestra memoria y en nuestras luchas.

Presentamos todas nuestras condolencias a su familia y a sus allegados.


Solidaires étudiant-e-s Nanterre, 21 de junio de 2017

A nuestro compañero Alejandro

Esta mañana hemos tenido la noticia del fallecimiento de nuestro camarada y amigo   Alejandro, debido a un accidente doméstico que tuvo lugar la madrugada anterior.

Llegado de Argentina y armado de fuertes convicciones, Alejandro se inscribió en sociología en la Universidad de Nanterre, una disciplina en la que sacaba brillantes resultados: acababa de terminar su master.

Muchos y muchas de nosotros hemos tenido el placer de militar a su lado desde 2013, formaba parte de aquellos que permitieron a nuestro sindicato renacer en la Universidad de Nanterre, tener representantes en los consejos universitarios, y obtener un local sindical que nos permite ayudar día a día a varias decenas de estudiantes cada año.

Sindicalista, comunista, revolucionario, Alejandro luchaba por los derechos de las y los estudiantes, por una universidad crítica, gratuita y para el pueblo. Militaba también por el mantenimiento de los servicios públicos, por los derechos de las mujeres, por la solidaridad internacional, contra las violencias policiales.

Él afirmaba la necesidad de la lucha de los oprimidos frente a la explotación que ellos y ellas sufren día a día, la necesidad de la huelga general, de una sociedad más justa que fuese gestionada por aquellos y aquellas que la hacen funcionar.

A pesar de su compromiso, conseguía tiempo libre para otra de sus pasiones en la cual era igual de brillante: la música.

Desde que supimos de su fallecimiento, varios y varias estudiantes nos han trasmitido algunos recuerdos que tenían de él: en la biblioteca de sociología universitaria en la que trabajaba, se ponía a menudo a servicio de los y las estudiantes, ofreciéndoles su ayuda. Sus compañeros de trabajo igualmente nos han hablado de su implicación en su trabajo tanto como en el activismo y en sus estudios, dos cosas que conseguía compaginar.

El recuerdo que guardaremos es el de un amigo y un camarada. Compartimos la pena de su familia, sus amigos, sus amigas y sus camaradas de Francia, Argentina y otras partes del mundo, a quienes dirigimos nuestras condolencias.

¡Hasta la victoria siempre compañero!


Saludos de estudiantes franceses

BenJ Amin

Triste nouvelle…

Le hasard a fait que nous nous retrouvions dans les mêmes td et amphi à la fac et encore plus que tu vives en colocation avec un de mes amis les plus proches à une époque et c’est ce qui nous a quelque peu rapproché…

Tu étais engagé politiquement, on ne parlait que très rarement de politique j’étais plutôt du genre à détester les syndicats et les partis politiques, tu militais au NPA…

Merde ! On aurait dû se forcer à discuter quitte à s’embrouiller ça nous aurait fait plus de souvenirs…

Repose En Paix

Triste noticia… El azar hizo que nos encontráramos en las mismas materias y pasillos  en la facu, y además que vivas con uno de mis amigos más cercanos durante un tiempo y es eso lo que nos acercó un poco. Eras comprometido políticamente,  sólo hablábamos de vez en cuando de política, yo era más bien tirado a odiar los sindicatos y los partidos políticos, vos militabas en el NPA… ¡Mierda! Tendríamos que habernos esforzado por discutir a pesar de enredarnos, eso nos hubiera dado más recuerdos… Descansa en paz.

Barth Studykovitch‎

Malheureusement mon seul souvenir photographié avec Alejandro Vinet, en plein mouvement contre la Loi Travail.

Tu restera toujours un camarade fantastique, toujours classe même sans ces cheveux longs que je n’ai pas connu.

Je me souviendrais d’un camarade convaincu, toujours près pour la lutte, dévoué à la cause révolutionnaire. Je me souviendrais de nombreuses diffs à Nanterre et Maupassant, et d’excellentes discussions. Tu m’en a appris..

Je t’ai peu connu mais tu restera pour moi un camarade très sympathique, toujours près à discuter et attentionné.

Tu es mort hier, mais ta force militante et ta conviction resterons encrées à Nanterre.

Tu sera toujours dans nos luttes et dans nos cœurs camarade !

Lamentablemente mi único recuerdo fotografiado con Ale fue en plena lucha contra la Ley de reforma laboral.  Siempre serás un compañero fantástico, siempre tuviste toda la facha hasta sin esos pelos largos que no llegué a conocer.  Voy a recordarte como un compañero convencido, siempre listo para la lucha, entregado a la causa revolucionaria. Voy a recordar las numerosas diferencias en Nanterre y Maupassant, y las excelentes discusiones, lo que aprendí de vos. Te conocí poco pero quedarás para mí como un compañero muy simpático, siempre dispuesto a discutir y atento.  Te nos fuiste ayer, pero tu fuerza militante y tu convicción quedaran grabadas en Nanterre. Siempre estarás presente en nuestras luchas y nuestros corazones, compañero!

Nathan Phétamine‎

à Alejandro Vinet un ami, un camarade dévoué.

Tu étais de ces quelques personnes qu’on à la chance de rencontrer dans notre vie, et qui nous aide à aller de l’avant.

Bien que je ne t’ai connu que de puis peu, j’ai découvert en toi, un être remarquable, accueillant et solidaire.

Ta mort est injuste, elle t’a fauché dans la fleur de l’âge, elle nous à enlevé un être cher, humble d’une générosité et d’une patience remarquable.

Alejandro était quelqu’un d’admirable;, de profondément sincère et humain.

Il étais un étudiant brillant, discret mais surtout ouvert aux autres et au monde qui l’entourait

Il venait d’obtenir son Master avec les félicitations du jury.

Je me souviendrais d’Alejandro, pour la force de ses convictions, qu’il a su porter avec lui par delà l’Océan Atlantique, et faire vivre ici à Nanterre.

Je me souviendrais aussi de toi pour ton inépuisable générosité.

Tu étais toujours là pour aider ceux qui en avait besoin.

Tu faisais toujours de ton mieux pour aider les gens autour de toi.

Je n’aurais pas eu la chance de partir étudier en Argentine sans ton aide, sans tes conseils avisés et sans ton soutient.

Mon témoignage, n’est qu’un exemple parmi la foule des personnes que tu as su aider.

Tu manqueras toujours à ceux qui ont eu la chance de te connaître et de te compter parmi leurs amis.

à Alejandro, un ami et un camarade dévoué.

Para Alejandro Vinet, un amigo y un compañero entregado/dedicado.

Eras de esas personas que uno tiene la suerte de conocer en la vida, y que nos ayuda a ir para adelante.  Aunque sólo te conocí  de unas pocas veces, descubrí en vos un ser remarcable, acogedor y solidario. Tu muerte es injusta, te llevó en la flor de la edad y nos arrancó a un ser querido, humilde, de una generosidad y una paciencia remarcables. Ale era alguien a quien admirar; de una profundidad sincera y humana. Era un estudiante brillante, discreto pero sobre todo abierto a otros y al mundo que lo rodeaba. Venía de obtener su Master con las felicitaciones del jurado. Me voy a acordar de Ale, por la fuerza de sus convicciones, que supo llevar con él a través del Atlántico para darles vida acá en Nanterre. También me voy a acordar de vos por tu  inagotable generosidad. Vos estabas siempre ahí para ayudar a los que lo necesitaban. Siempre dabas lo mejor de vos para ayudar a las personas que te rodeaban. Yo nunca hubiera tenido la suerte de ir a estudiar a Argentina sin tu ayuda, tus consejos sabios y  tu apoyo.  Mi testimonio no es más que un ejemplo dentro de la multitud de personas que supiste ayudar.  Nos harás falta siempre a los que tuvimos la suerte de conocerte y de contarte entre nuestros amigos.

Para Ale, un amigo y un compañero entregado/dedicado.


Lucas Malaspina

“Desarrollaste un hermoso legado para tus amigos y compañeros”

Parece ridículo

Nos conocíamos hace 8 o 9 años, nunca fuimos amigos, y aún así, fueron apenas los últimos 6 meses en los cuales empezamos a conversar, y me apasioné -creo que fue mutuo-, charlando con vos.

Pensaba cada vez que escuchaba las palabras París, Macron, Hollande, Melénchon, o cualquiera de todas las relacionadas, en que algún día viajaría a tus nuevos pagos y me mostrarías un poco de la ciudad, te acompañaría a las marchas, y por supuesto, tomaríamos en persona la birra que sellaría esta nueva etapa de fraternidad que empezó de la mano de The Chemical Brothers y Groove Armada, y que continuó recordando entre bromas y confesiones nuestras antiguas rivalidades de claustro y de agrupación.

Es triste aceptarlo pero no puedo sino sumarme al coro de gente que te conoció en la lucha y lamenta tu partida, con el amargo sabor de quien cree que quizás se haya acercado demasiado tarde a un ser humano excepcional.

El último verano intercambiamos indistinta pero frenéticamente sobre música electrónica, anécdotas e internas del trotskismo francés e internacional, la cultura cotidiana y sentimental de los dos países, autobiografías y novelas de o sobre revolucionarios, y por supuesto, sobre nuestras trayectorias, experiencias e ideas políticas.

Yo estaba lleno de dudas, y vos, fiel a tus convicciones y a tu forma de ser, me ayudabas a razonar desde tu posición, a pensar mi decepción y a buscar la esperanza, pero al mismo tiempo, creo que me comprendiste y pudiste ver, más allá de las rencillas y maniobras que caracterizaron los enfrentamientos entre nuestras tradiciones, que había buenas razones por las que en el pasado yo había militado con tanto fervor, incurriendo en sacrificios y resignaciones que ahora ya no podía soportar.

Fueron horas y horas de chat en las que, yo, de formación marxista y atea, viví el acontecimiento de nuestras conversaciones casi como una liberación espiritual. Al fin y al cabo, nuestro desencuentro en la militancia de grupos diversos no era solamente una cuestión de ideas, sino, en parte, de cosmogonías vitales, de maneras más o menos satisfactorias de asumir la responsabilidad histórica que nos toca en suerte. En esto, no me molestó admitirte, yo creía vos habías sido (y eras) inmensamente superior.

Imagino entonces el contraste entre mi andar por el Colegio, que luego de la difícil toma de 2008, seguramente era con el ceño fruncido y electrizado por mis propias elucubraciones, y vos siempre alegre, magnético. Nuestra conducción del Centro había peleado con uñas y dientes contra las autoridades, y aunque conseguimos lo que buscábamos, la erosión y el desgaste que sufríamos eran irrefrenables.

Yo había intentado ganarte a las filas del PO, pero fue inútil. Debe haber sido en ese momento que sentí una gran impotencia y frustración política, la de quien sabe que la herencia que intenta perpetuar, se verá castrada debido a que determinados miembros destacados de las nuevas camadas no desean asumirla. Tu actuación posterior demuestra que mi tristeza había sido unilateral. Desarrollaste un hermoso legado para tus amigos y compañeros, y para varias de las generaciones que te siguieron, con el Nuevo Mas y con Tinta Roja. Sin ningún miedo a caer en la demagogia, creo que fuiste el cuadro más reluciente de tu generación, y desde la distancia, se ve que llevaste la combatividad con la algarabía, que uniste la tesón con la capacidad, es decir, de manera profundamente humana.

En ese 2008, nos reunimos algunas veces en el comedor y me escuchabas atentamente, para luego replicar a mis postulados. A diferencia de casi toda tu generación, al menos en ese entonces, no sólo hablabas muy claramente y eras un polo de atracción social, sino que tenías preocupaciones teóricas y eso inmediatamente despertó mi interés.

Luego de algunas reuniones en las que vislumbré tu temperamento sólido pero apacible y tu forma cálida de sostener una disidencia, pasamos a un nuevo estadio, post-toma, en el que discutimos entonces enconadamente en la previa de una asamblea, y debo decir que en mi mentalidad infantil de aquel entonces, no poder convencerte fue una de las primeras veces que empecé a hacerme la idea que los luchadores, por más consecuentes y honestos que fueran, no pueden marchar juntos del mismo lado en todas las ocasiones.

Sin duda inconscientemente, para ser justos con esta red social, yo aprendí a ser de otra manera mirandote por acá. Desde el primer momento que supe que te ibas a construir a Francia, te admiré a pesar de nuestras divergencias, y eso elevó la estima que te tenía de antes. Me sorprendió tu capacidad para compatibilizar la militancia de alto compromiso con el éxito académico, algo que siempre me resultó traumático.

Quien hubiera dicho, todo empezó cuando posteabas temas de Justice, y terminó con este humilde texto que será olvidado apenas los algoritmos lo condenen al ostracismo, pero, que debo decir, creo que es lo mínimo que puedo hacer para demostrar que, a pesar de nuestras antiguas conflagraciones estudiantiles, siempre te respeté.

Debe haber sido eso lo que me movió a decirte, ya en 2009 o 2010, que me vendieras una colección completa de las revistas “SoB”. Quería darte a entender, de esta manera, que no había rencor en mí por la discusión de aquella asamblea ni por las discusiones que siguieran, sino que estaba dispuesto a examinar mis prejuicios y mis juicios sobre la organización que habías elegido.

Quedamos en vernos la última vez que viniste. Hasta conseguí un periódico con notas tuyas en la Facultad -de modo que recordé aquellas épocas en que te leía desde la redacción que la TPR había montado en Córdoba y Pueyrredón-, pero yo me enfermé y no pude ir a tu charla. La próxima oportunidad sería en unos meses, también este año, me dijiste, y prometimos tomar una birra.

Tal vez sí, sea ridículo, pero si es para recordarte, no importa que sea por aquí, ni por ningún lugar. Vos lo hubieras comprendido. Tu ausencia repentina no me permite quedarme callado. El mundo es peor sin vos, aunque sea verdad de perogrullo, y me toca. Es que ya estoy cada vez más harto de que se vayan jóvenes valiosos y se queden viejos podridos.

El newsfeed explota con tus fotos, veo lo que escriben tus amigos y compañeros, me doy cuenta que, ahora que marcho sin bandera ni me identifico con ninguna sigla, que hice bien en hablar con vos la vez que te intenté “reclutar”, para recordar el léxico de trinchera que utilizaba.

Tal vez yo intuía, cuando te busqué, que aunque perdiera un debate, ganaría la posibilidad de quedar aunque sea en los márgenes de la luz que emanabas, esa sensibilidad que pude disfrutar cibernéticamente mientras nos escribíamos separados por el Atlántico.

Tal vez la filosofía que tu expresión denotaba contenía, también, esa revolucionaria idea de que una birra no se le niega a nadie, ni siquiera a un ex rival duro y mañoso como yo. Te lo agradeceré por siempre.

No habremos sido amigos, y no podría incluirme injustamente nunca en ese lugar. Quizás, si hubiéramos tenido más tiempo, quien sabe. Pero si estoy seguro de que fuimos compañeros, porque a pesar de las fronteras que nos separaron, estuvimos en las batallas importantes del mismo lado, y me enorgullezco de haberte conocido.

Hasta siempre, donde quiera que estés, te mando un abrazo sincero, Alejandro, estoy seguro de que, sea cual sea el resultado final de nuestra época, habrá muchas cosas buenas para los de abajo mientras otros sigan tu ejemplo y el de la gente que con vos aprendió el ABC del socialismo. Gracias por la onda, guachín.


Saludo de Comuna Socialista

Compañero Alejandro: hasta el socialismo siempre!

Quería transmitirles, en nombre de todos/as nosotros, nuestro abrazo fraternal a todo el nuevo MAS y SoB, por la inesperada y dolorosa muerte de Ale Bustamante, a quien he tenido ocasión de tratar con frecuencia en las luchas del CNBA. En especial durante la que en 2010 enfrentó las medidas autoritarias del nefasto Consejo Superior de la UBA, lo que derivó en una autogestión del colegio q se prolongó por un mes: estudiantes, docentes y no docentes discutíamos en asambleas comunes y hacíamos funcionar el CNBA sin autoridades! Fue un proceso inédito que nos tuvo, desde diferentes lugares, a Ale y a nuestros compas como protagonistas. Tenía, ya de muy jovencito, sensibilidad y pasta de   dirigente, también notoria a la hora de discutir sea con las autoridades reaccionarias, sea con un viejo militante como yo.

Reciban nuestro abrazo socialista, revolucionario y solidario en este duro momento.

Compañero Alejandro: hasta el socialismo siempre!

Mario Larroca por la dirección de Comuna Socialista


Revire

Ante la triste noticia y en este momento difícil, desde Revire mandamos un abrazo a la militancia del Nuevo MAS, a los amigos y a la familia. Ale fue un cuadro, un ejemplo de militancia y su ausencia es un golpe para todos los que luchamos por el socialismo. Lo despedimos con el puño en alto y estará presente en todas las luchas.

Hasta el socialismo, siempre, compañero.


Saludo de La Emergente

Desde La Emergente, queríamos dejar un fraternal saludo a toda la militancia de Tinta Roja y el Nuevo MAS, en este doloroso momento.

Muchos de nuestrxs compañerxs de nuestra organización militaron en el movimiento estudiantil al mismo tiempo que Alejandro. Compartiendo marchas, reuniones de la coordinadora y distintos momentos de lucha.

Sabemos del profundo dolor de perder un compañero que le ha dedicado sus mejores esfuerzos a la causa de emancipación de nuestros pueblos, que es la lucha por el socialismo.

Para nosotrxs, lxs revolucionarixs son lxs mejores hijxs del pueblo, y en las crónicas rebeldes de nuestras luchas Alejandro tiene un lugar privilegiado. Hoy nos toca llorar una pérdida invaluable, pero también tomar conciencia de su ejemplo de inclaudicable entrega y de ese contagio de alegría revolucionaria con la que formó a tantos y tantas compañeras.

De pie, que ha muerto un revolucionario.

¡Que viva la revolución!

¡Hasta la victoria siempre, Alejandro!


Ariel Reyes, por La Mella

Desde La Mella queremos mandarle un enorme abrazo a la militancia del Nuevo MAS, a los amigos, amigas y familiares de Ale, en un momento tan difícil como este.

Más allá de las diferencias que se puedan tener, siempre duele perder a alguien de este lado del mundo. Y sin duda Ale lo era, parte de esa juventud que no se conforma con la realidad en la que vivimos y que tanto hizo para cambiarla.

Desde lo personal, compartí militancia con él en Tinta Roja. Si bien fueron pocos meses, me alcanzaron para reconocer en él a un compañero de lucha, y así fue más allá de las distancias.

Hasta la victoria siempre.


Miles Harvey, por el Partido Obrero

Desde toda la militancia del Partido Obrero, queremos mandarle un enorme abrazo a la militancia del Nuevo MAS, a los amigos y familiares de Ale, en un momento tan doloroso.

Los que lo conocimos, ya sea actuando en común o en diversos debates políticos, podemos afirmar que, a pesar de las diferencias que podemos tener, era un verdadero cuadro que luchaba incansablemente por la revolución y el socialismo.

Desde lo personal, en mi paso por Tinta Roja, pude ver como hacía de su militancia una tarea diaria, y del crecimiento y desarrollo del partido, un objetivo irrenunciable.

Reivindicamos su lucha, su militancia y lo recordaremos con muchísimo cariño. Hasta la victoria siempre compañero.


Comité Ejecutivo del PTS

Compañeros y compañeras del Nuevo MAS y de SOB Europa:

Apenas sucedidas las absurdas muertes de nuestros compañeros Ezequiel y Laura de La Plata, nos enteramos de otro fallecimiento en un accidente banal de otro joven militante revolucionario, en este caso miembro de vuestro partido que estaba militando en Francia: Alejandro.

Acompañamos la tristeza de sus familiares, amigos y compañeros de militancia, en la seguridad de que su lucha y militancia seguirá presente y se multiplicará en la lucha internacional por la emancipación de la humanidad del yugo del capital, a cargo de la clase obrera.

Compañero Ale B: ¡Hasta el socialismo siempre!

21/06/17


Liga Comunista de los Trabajadores

Estimados compañeros de la Corriente Internacional Socialismo o Barbarie:

Les enviamos esta carta para expresar nuestro pesar por la pérdida del compañero Ale B.

Podemos reconocer que el compañero fue, a pesar de las diferencias políticas y teóricas que nos separan, un militante abnegado en la lucha por el socialismo.

Primero fogueándose en las luchas por la democratización en el Colegio Nacional Buenos Aires, desarrollando la agrupación Tinta Roja del Nuevo MAS y mas tarde relocalizándose en Francia, para construir el partido allí.

Su perdida accidental, en tan temprana juventud, nos entristece, obviamente, no sólo por su propia vida en desarrollo, sino también por lo que potencialmente podría haber dado el compañero a la lucha proletaria mundial.

Nuestro más sincero pésame a sus familiares, compañeros y amigos.

Compañero Ale B ¡Hasta el socialismo siempre!

  • Publicaciones de la corriente SoB

  • Elaboraciones estratégicas de la corriente SoB